La torre eléctrica de Carbedo por fin está a punto de ser desmontada

Las obras para soterrar la línea que pasa cerca del castillo están en marcha, aunque el tiempo las complica


quiroga / la voz

En el entorno de las ruinas del castillo de Carbedo -en el municipio de Folgoso do Courel- están en marcha las obras de supresión de la torre del tendido eléctrico que fue levantada cerca del monumento en 1992. Para ello se soterrará la línea por debajo de un camino público que discurre en las cercanías del castillo, lo que permitirá desmontar la estructura y eliminar el fuerte impacto estético que supone para el paisaje. Por el momento, sin embargo, no se puede adelantar una fecha de finalización de las obras, ya que -según explica la alcaldesa Dolores Castro- las actuales condiciones meteorológicas están complicando notablemente los trabajos.

Con esta actuación se cumple una vieja aspiración del Ayuntamiento, que ha intentado en varias ocasiones que la torre fuese retirada. Cinco años después de que se levantase la estructura, el PP presentó una moción en la que solicitaba al gobierno local -entonces del PSOE- que pidiese a la empresa Unión Fenosa que la cambiase de lugar. La diferentes gestiones que se hicieron desde entonces no dieron resultado. En el 2016, el Ayuntamiento inició nuevos contactos con la firma y en febrero de este año solicitó una ayuda a la Xunta con el fin de sufragar las obras, cuyo coste se cifró en torno a los 50.000 euros.

Categoría BIC

Las ruinas del castillo recibieron la categoría de bien de interés cultural dos años después de que se construyese la torre eléctrica, que muchos vecinos y visitantes han considerado como uno de los principales problemas de feísmo paisajístico del municipio. Pero en 1992 -según argumentó la empresa a los responsables municipales- no había una normativa que prohibiese esa construcción.

El castillo de Carbedo es la única fortaleza de origen medieval que se conserva en el territorio de O Courel. La fecha de su construcción se desconoce, pero un documento del siglo XII prueba que ya existía en época, según un estudio que le dedicó hace más de dos décadas el historiador Julio Vázquez Castro. El mismo investigador apunta que es probable que en este lugar ya existiese alguna fortificación en períodos anteriores, tal vez en tiempos del imperio romano. Lo que se sabe con seguridad es que en 1181 el castillo fue donado por el hidalgo Nuño Peláez a la orden monástico-militar de Santiago, que lo poseyó hasta el siglo XVI, salvo un período -entre 1198 y 1220- en el que estuvo confiscado por el rey Alfonso IX.

Según todos los indicios, la función de este castillo fue la de controlar una ruta natural que une los territorios de Lugo y León. En el siglo XVI la fortaleza cayó en desuso y desde entonces ha estado abandonada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La torre eléctrica de Carbedo por fin está a punto de ser desmontada