La histórica calle del Conde, a la espera de completar su rehabilitación

El gobierno local anima a los dueños de inmuebles de la zona a recurrir a las ayudas para restaurar viviendas


monforte / la voz

El pasado mayo se abrió de nuevo al tráfico la calle monfortina del Conde tras terminar las primeras obras de rehabilitación integral que se llevaron a cabo en esta vía urbana después de un largo período de abandono. Tras la regeneración del firme y la construcción de aceras, el gobierno local espera que el aspecto renovado de la calle anime a los propietarios de los inmuebles más deteriorados a recurrir a las ayudas oficiales del plan de rehabilitación de viviendas, aprovechando que se encuentran dentro de la llamada zona de respeto del casco histórico. Fue precisamente la última calle situada en este espacio en la que se efectuó una mejora urbanística.

El tramo de la calle donde se llevaron a cabo las obras de mejora -desde la calle Estrela hasta la avenida de Galicia- se caracteriza por conservar varios ejemplares de arquitectura tradicional. Sin embargo, solo un inmueble situado en este tramo figura entre las obras subvencionadas dentro de la anualidad del 2017 que están actualmente pedientes de realizarse. Estas actuaciones, catorce en total, se encuentran repartidas por nueve calles y plazas del casco antiguo. «Pensamos que para os propietarios dos inmobles da rúa do Conde pode ser moi interesante solicitar estas axudas, por tratarse dunha zona que acaba de ser mellorada e que se encontra en pleno centro urbano», apunta a este respecto el alcalde José Tomé.

Reposición de balcones

La única casa de la calle del Conde que está ahora pendiente de ser rehabilitada con subvenciones tuvo en su día unos balcones de madera que está previsto reponer. A su lado se encuentra otro inmueble que conserva estos balcones de estilo tradicional y que ya fue rehabilitada en una fase anterior. Junto a ella hay otro inmueble -actualmente desocupado- que cuenta asimismo con estos balcones, pero por ahora no está previsto que se restaure. En otro tramo de la calle, más próximo al cruce con la avenida de Galicia, está siendo rehabilitada otra vivienda de tipología tradicional, pero en este caso la actuación no cuenta con ayudas oficiales. También se restauró recientemente una casa con balcones de madera situada en las inmediaciones, a pocos metros del cruce de la calle Otero Pedrayo con la del Conde.

Cerca de la confluencia de la calle del Conde con la avenida de Galicia, por otro lado, hay una casa deshabitada con una antigua galería de madera que presenta un mal estado de conservación y que por ahora no está incluida en el plan de rehabilitación.

La siguiente fase del plan de recuperación empezará entre este año y el 2018

En los próximos días, el Ayuntamiento de Monforte tiene previsto publicar en el Boletín Oficial de la Provincia una convocatoria dirigida a los propietarios de viviendas del casco histórico que puedan estar interesados en aprovechar los fondos de la anualidad del 2017 del plan de rehabilitación que quedaron sin invertir. El dinero que sobró asciende a 100.000 euros. Los posibles beneficiarios -señalan los responsables municipales- podrían obtener ayudas para cubrir hasta el 45% del coste total de las obras. Cada subvención podrá llegar a un máximo de 15.000 euros.

Por otro lado, entre finales de este año y comienzos del próximo está previsto abrir una nueva convocatoria para la siguiente fase del plan de rehabilitación de viviendas del casco histórico. En este caso, las ayudas podrían cubrir entre el 50% y el 80% del importe de las obras, dependiendo del nivel de ingresos de los propietarios de los inmuebles que soliciten estas subvenciones. El tope establecido para cada una de las ayudas que se concedan en esta siguiente fase será de 17.000 euros.

Más posibilidades

El alcalde animó a los propietarios de casas situadas tanto en la calle del Conde como en el resto del casco antiguo a solicitar estas subvenciones. «Cantas máis solicitudes haxa, máis posibilidades terá o Concello de conseguir novas axudas da Xunta ou do Goberno central para seguir desenvolvendo este plan de rehabilitación», explicó.

Una barriada de orígenes rurales que conserva notables muestras de arquitectura tradicional

La calle del Conde se distingue por ser una de las áreas del casco urbano monfortino en las que que se conservan construcciones tradicionales con corredores o balcones de madera, una tipología propia de los barrios que tuvieron un origen claramente rural. Otras viviendas de esta clase también pueden verse en otras partes de la ciudad, como las calles Abeledos, Ramberde y Carude y la plaza de San Antonio, y en numerosos casos han sido rehabilitadas en los últimos años.

Al igual que estas otras zonas, la calle del Conde formó parte durante mucho tiempo del extrarradio de Monforte -cuando el centro de la población se limitaba básicamente al monte de San Vicente- y la agricultura figuró entre las actividades principales de sus vecino, lo que sin duda configuró su arquitectura tradicional. La calle lleva su actual nombre desde octubre de 1887, de acuerdo con los datos recogidos por el investigador de la historia local Felipe Aira. Fue entonces cuando el pleno del Ayuntamiento aprobó un acuerdo para darle esta denominación. Anteriormente se conocía como Chaos de Abaixo y -dependiendo de sus diferentes partes- se llamó también Recanto y carretera del Conde.

Felipe Aira apunta por otra parte que la calle contó con una escuela infantil entre las décadas de 1920 y 1930. Un edificio con fachada de granito que se conserva hoy en la plazuela que forma parte de esta calle, asimismo, fue arrendado en 1934 para albergar los juzgados. En la calle existieron además talleres de zapateros, carpinteros y herreros, así como algunas tiendas. En la actualidad no hay ningún local comercial que tenga en ella su entrada principal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La histórica calle del Conde, a la espera de completar su rehabilitación