Las huellas del temporal siguen presentes para los conductores

La Diputación llegó a un acuerdo con los maderistas para limpiar de árboles las carreteras


monforte / la voz

Las huellas que dejó el temporal de nieve y viento del pasado fin de semana han persistido durante los pasados días en las carreteras de las áreas montañosas del sur lucense. Uno de los viales más afectados por las adversidades meteorológicas es la carretera LU-P-2504, que lleva a las localidades de As Cortellas y Eirexalba desde la LU-644, que une Bóveda con la capital municipal de O Incio. El pasado jueves, en un tramo de unos dos kilómetros situado en las proximidades de As Cortellas seguía habiendo numerosos árboles y ramas caídos sobre la carretera. En ciertos puntos -dependiendo de los lugares- el ramaje impedía la circulación en uno o en otro carril.

Las caídas de árboles se concentraron en cuatro tramos diferentes situados a lo largo del mencionado trayecto. Los destrozos comenzaban a aparecer aproximadamente a un kilómetro de distancia del desvío desde la LU-644. El mismo tramo de carretera ofrecía buenas condiciones para la circulación justo antes del paso del temporal. Según todos los indicios, estos incidentes se debieron seguramente a la fuerza del viento, pero también a la nieve que se acumuló en las copas de los árboles, que a estas alturas del año siguen cubiertas de hojas en su mayor parte. En muchos lugares podían verse ramas desgajadas y troncos partidos aparentemente por el efecto del exceso de peso.

Daños en los castaños

Este mismo fenómeno -inusual en la temporada de otoño en el sur de la provincia- causó numerosos destrozos en los soutos de castaños de O Courel y en otros puntos de la montaña lucense, perjudicando todavía más una cosecha de castañas que este año se ha visto muy mermada por la escasez de lluvia y los ataques de la avispilla del castaño.

En diciembre del 2008, la acumulación de nieve en las copas de los árboles provocó numerosos estragos en el sur lucense, principalmente en pinares. En algunos puntos, los árboles cayeron sobre el tendido eléctrico, causando cortes de luz en O Incio y A Pobra do Brollón.

Acuerdo entre los maderistas y la Diputación

Empresas del sector de la madera trabajarán durante siete días en la retirada de árboles y ramas caídos durante el temporal de nieve del pasado fin de semana. Se calcula que operarán, con maquinaria diseñada especialmente para la retirada de madera, en cerca de mil kilómetros de carreteras de 14 municipios de la provincia. Son los concellos más afectados por el temporal del pasado fin de semana, que dejó incomunicadas numerosas aldeas. Este gasto lo afrontarán la Diputación Provincial que aprobó una partida de 400.000 euros, aprobada ayer por la junta de gobierno, para financiar estos trabajos. Se limitarán a la red de carreteras de ámbito provincial y local y no afectará a fincas particulares o comunales. Es previsible que no sea necesario emplear la totalidad de los fondos.

Trabajarán durante una semana. Ya empezaron en la carretera de Chao do Couso a Navia de Suarna, cortada por la caída de varios árboles de gran tamaño. Funcionarán 24 equipos en los concellos de Baralla, Baleira, Castroverde, Láncara, Fonsagrada, Ribeira de Piquín, Negueira de Muñiz, Becerreá, Cervantes, As Nogais, Pedrafita, Folgoso, Navia de Suarna y Samos.

Algunas aldeas de estos concellos todavía están incomunicadas porque quedan árboles atravesados. Según fuentes consultadas, esta situación también ha significado que no puedan llegar los operarios de las compañías eléctricas a solucionar las averías para dar servicio a la totalidad de los abonados. También continuaban afectadas ayer algunas rutas de transporte escolar.

La Diputación contratará a las empresas del sector maderero más próximas a los ayuntamientos afectados, entre las que sugiera la Asociación Provincial de Primera Transformación de la Madera, para que realicen los trabajos. Fuentes consultadas señalaron que en el llamamiento efectuado al sector respondieron una veinte de empresas que disponen de la maquinaria necesaria para retirar la madera que cortó carreteras y que en algunos casos permanece apilada en las cunetas.

El organismo provincial solicitó la colaboración de los empresarios de la madera como consecuencia de que los servicios de conservación que tienen asignadas las vías afectadas no disponen de la maquinaria necesaria para afrontar estos trabajos, dada la situación de urgencia generada. Con este parque móvil cuenta, sin embargo, los maderistas que llevarán a cabo los trabajos.

De la situación vivida durante el fin de semana en las zonas más altas de la provincia de Lugo no se recuerdan precedentes, La nevada se adelantó cuando los árboles todavía mantenían todo su follaje. El peso que se acumuló en las ramas hizo que estas vencieran, generando un panorama desolador en un amplio radio de A Montaña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las huellas del temporal siguen presentes para los conductores