Dos joyas del románico de la Ribeira Sacra que requieren atención especial

Patrimonio evaluará el deterioro de las iglesias de Ribas de Miño y Pesqueiras para planear acciones correctoras


monforte / la voz

La Dirección Xeral do Patrimonio Cultural trazará un plan de seguimiento del deterioro de la iglesia románica de Santo Estevo de Ribas de Miño -en O Saviñao- y estudiará además la situación de la de Santa María de Pesqueiras -en Chantada-, que figuran entre los principales monumentos de origen medieval de la Ribeira Sacra. Técnicos de este departamento visitaron recientemente ambos templos junto con el delegado de patrimonio histórico del obispado, César Carnero, a fin de examinar su estado de conservación.

Según la consellería, la situación actual de estos edificios históricos «pódese cualificar de razoablemente boa», aunque en ellos se detectan «patoloxías concretas, localizadas e en xeral de carácter crónico e antigas, que convén controlar». Esta circunstancia -añaden- se da principalmente en la iglesia de Santo Estevo, que desde hace mucho tiempo muestra unas visibles grietas en su fachada principal sin que se conozca si son estables o si se siguen abriendo. La cubierta del edificio, además, muestra un serio deterioro y -según apunta César Carnero- debería ser renovada lo más pronto posible para cortar las filtraciones de agua que se registran en algún punto del interior.

Por lo que respecta a la iglesia de Pesqueiras, se evaluarán los posibles desperfectos que pueden haber sufrido las pinturas renacentistas del ábside -restauradas en su momento por la Consellería de Cultura- debido a la caída accidental de una red que separa este espacio de la nave de la iglesia, donde vive una colonia de murciélagos entre los que figura una especie protegida. Por este motivo, en la inspección también participaron técnicos de la Dirección Xeral de Protección da Natureza. La existencia de esta colonia -indican desde Patrimonio- debe ser tenida en cuenta «en calquera actuación que se prevea realizar neste monumento».

Por otro lado, tanto los técnicos de Patrimonio como los representantes de la diócesis señalan que la iglesia muestra buenas condiciones para incrementar su uso parroquial, cultural y religioso.

Grietas antiguas en la fachada y murciélagos que anidan en la nave

La revisión del estado de conservación de la iglesia de Santo Estevo de Ribas de Miño ha sido reclamada varias veces por la Asociación Veciñal do Saviñao, que mostró su preocupación por las grietas de la fachada frontal del edificio, también visibles en el lado interior del muro. El plan de seguimiento de Patrimonio tendrá como objetivo -según este departamento- «medir e avaliar os efectos de deterioro presentes, así como os axentes causais que poderían estar provocándoos».

La iglesia de Pesqueiras está cerrada al culto desde 1968, aunque suele ser visitada por usuarios de las rutas del románico de la Ribeira Sacra y acoge de forma ocasional algunos actos culturales. En el templo anidan desde hace años ejemplares de murciélago de herradura pequeño (Rhinolophus hipposideros) -incluido en los catálogos de especies amenazadas- y murciélago común o enano (Pipistrellus pipistrellus). Por tal motivo, una cautela emitida en su día por la Consellería de Medio Ambiente establece la obligación de favorecer la conservación de esta colonia, por lo que se instaló una red para impedir que los animales dañen las pinturas de la cabecera.

Otros desperfectos

Además de los principales deterioros, los técnicos de Patrimonio han señalado en las dos iglesias la existencia de algunos desperfectos que «están normalmente relacionados co uso habitual, o mantemento ordinario ou cotián e a limpeza de paramentos». De todas maneras, estos problemas se consideran como «escasos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Dos joyas del románico de la Ribeira Sacra que requieren atención especial