La falta de curas deja sin misas once parroquias de Chantada

El sacerdote que está al cargo centraliza su actividad pastoral en una sola iglesia


chantada / la voz

La iglesia nueva de Chantada será a partir de ahora el lugar en el que tendrán que ir a misa los domingos los feligreses de once parroquias de este municipio. Sus respectivas iglesias ya solo abrirán cuando celebren sus fiestas parroquiales o alguna actividad religiosa tradicional. La decisión está avalada por el plan aprobado en su día por la diócesis de Lugo para hacer frente a la falta de curas. Las primeras misas conjuntas se celebrarán los días de Todos los Santos y de Difuntos y el primer domingo de noviembre.

«Non se trata de suprimir parroquias, senón de unificar actividades como cultos ou formación arredor dunha igrexa principal ese proceso xa vén de atrás», explica Manuel Areán, el sacerdote al que le ha tocado aplicar esta medida. Areán lleva un par de años como párroco de una docena de parroquias en Chantada, entre ellas la de Santa Mariña, la que tiene su sede en la iglesia nueva de la capitalidad municipal. El reciente fallecimiento de uno de los sacerdotes que oficiaban misas en la zona le ha obligado a tomar ya una decisión en la línea de lo que el obispado de Lugo ya tiene previsto desde hace tiempo con las denominadas unidades pastorales, agrupaciones de parroquias alrededor de una más grande para la organización del culto.

Hasta ahora, la diócesis de Lugo había ido sorteando en la mitad sur de la provincia la progresiva reducción del censo de sacerdotes con reorganizaciones periódicas que invariablemente iban adjudicando más y más parroquias a los mas jóvenes, que tienen que hacer encaje de bolillos para atender toda su actividad pastoral. Pero en algunas zonas esa práctica ya no da más de sí y en ese caso solo queda recurrir a la organización de unidades pastorales.

Llegados a ese punto, los sacerdotes se esfuerzan por explicárselo a los fieles con dos argumentos distintos. El primero apela a la aritmética: es imposible mantener todas las parroquias igual de activas que antes con el número de curas que hay ahora. El segundo le busca el lado bueno a estos cambios, que permiten reforzar la parroquia en la que se centraliza la actividad.

En el caso de Chantada, Areán insiste en que las iglesias parroquiales no se cierran. Simplemente ya no van a abrir para las misas dominicales. A cambio, el párroco se propone potenciar las fiestas parroquiales y las tradiciones religiosas que todavía se mantengan. Pone como ejemplo la subida y bajada de la imagen de la Virgen que se hace todos los años en Pesqueiras, una de las parroquias afectadas, y que van a tratar de revitalizar.

En paralelo, este párroco está tratando de reforzar la parroquia a la que tendrán que acudir todos los feligreses cuando quieran ir a misa. La iglesia ya tiene un sistema renovado de calefacción y está en fase de formación un coro formado por fieles que cantarán en funerales y misas de aniversario.

diócesis de lugo

Territorio y cobertura

La de Lugo es la diócesis española con más parroquias. Son 1.138. Según datos del 2014, para atenderlas había poco más de 230 curas. Y su media de edad rondaba los 73 años

La primera, en Lugo hace siete años

La primera unidad parroquial de esta diócesis se puso en marcha en el 2011 en el municipio de Lugo con las parroquias del Sagrado Corazón, As Gándaras, Castelo, Muxa y Benade. Desde entonces llegaron otras, la más cercana al sur de Lugo la que tiene su sede en Sarria y reúne diecisiete parroquias de ese municipio y los de O Incio y Paradela. Cerca de la comarca de Chantada, uno de los últimos agrupamientos fue aprobado por el Obispado el año pasado en Palas de Rei, donde 45 parroquias quedaron organizadas en cinco unidades pastorales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La falta de curas deja sin misas once parroquias de Chantada