Los seis millones de kilos de uva ya están a tiro en Ribeira Sacra

La vendimia será una de las más abundantes pese al pesimismo con el que arrancó


monforte / la voz

Los bodegueros se frotan los ojos. «Es como el milagro de los panes y los peces», dice alguno. No solo no hay escasez de uva, sino que la vendimia de seis millones de kilos que vaticinó el consejo regulador está a tiro de piedra. La euforia por el cosechón que se esperaba en primavera pudo motivar que las pérdidas posteriores por el mildiu pareciesen más graves de lo que eran realmente. «Moita xente que dicía que non tiña nada ao final perdeu menos dun terzo da produción», apunta el presidente de la denominación de origen, José Manuel Rodríguez.

En los prolegómenos de la vendimia, Rodríguez sostenía que el recorte en la producción no iba a ser tan importante como se pensaba. El pronóstico tenía en cuenta que, aunque importantes, los ataques de mildiu no afectaban por igual a toda la Ribeira Sacra. Quiroga podría servir de ejemplo. Tras los daños por las heladas de la pasada campaña, los viñedos del valle del Sil tuvieron este año gran abundancia de uva.

Lo mismo sucedió, según el consejo regulador, en zonas ribera del Cabe y de Pantón, cada vez con más peso en las estadísticas de la denominación de origen. Quiroga y Pantón, con 232,56 y 188,34 hectáreas, respectivamente, son los dos municipios con mayor superficie de vitícola de toda la Ribeira Sacra.

Sea como fuere, las cifran cantan y el pasado domingo se habían vendimiado ya cerca de cinco millones de kilos en el conjunto de la denominación de origen. Si se tiene en cuenta que la mitad de las bodegas siguen abiertas, el pronóstico del consejo regulador esta cerca de cumplirse.

Con sol y sin prisa

Desde el 11 de septiembre, cuando se autorizaron de forma puntual las primeras vendimias, los viticultores tuvieron el tiempo de cara. La lluvia asomó un solo día desde el comienzo de la campaña. «Si hubiese llovido habría sido un desastre, porque en muchas viñas había riesgo de podredumbre. Lo que hizo el sol es un verdadero milagro», dice Fernando González, de Adega Algueira.

El anticiclón permitió vendimiar sin prisas y que la uva presente una graduación óptima en zonas donde no suele ser fácil. «La calidad es impresionante. Hay mucha frutosidad en los mostos y puede ser una gran cosecha para los vinos jóvenes», opina el bodeguero de Doade.

La mencía parece haber resistido mejor los ataques de hongos en los meses previos a la vendimia. El recorte afecta en mayor medida a la garnacha y las uvas blancas, particularmente al godello. En líneas generales, desciende la producción de variedades minoritarias respecto a la cosecha anterior. De garnacha, el año pasado se recolectaron 304.000 kilos y esta vendimia entraron en las bodegas hasta la fecha 229.000 kilos.

Más de la mitad de las bodegas siguen abiertas a estas alturas de la campaña vitícola

Según los últimos datos divulgados por el consejo regulador, que corresponden al pasado domingo, hay 48 bodegas que siguen en vendimia a estas alturas de octubre. Otras 43 ya dieron por cerrada la campaña. Las estadísticas ratifican, por otro lado, el creciente protagonismo del sousón entre las variedades minoritarias cuyo cultivo está autorizado en la denominación de origen.

Descontadas mencía y garnacha, es la tercera uva tinta en volumen de producción. Hace diez años, en todas las viñas acogidas a Ribeira Sacra se recolectaban 110 kilos de sousón. Esta vendimia entraron en las bodegas 60.498 kilos de uvas de esta variedad, que supera ya a merenzao y brancellao.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los seis millones de kilos de uva ya están a tiro en Ribeira Sacra