Una tradición que no marchita

LEMOS

El tiempo soleado favoreció la la fiesta que marca el cambio de estación en Monforte

22 sep 2018 . Actualizado a las 20:56 h.

Monforte despidió el verano como lo lleva haciendo desde tiempo inmemorial y lo hizo con unas condiciones meteorológicas favorables, algo que no ocurre siempre. El cambio de estación llegó a la comarca de Lemos con un día soleado, algo menos caluroso que los precedentes, lo que favoreció la asistencia a la popular romería de la parroquia de Santa María da Parte. Pese a la bonanza, fueron muchos los romeros que acudieron en coche al lugar de la celebración, aunque el Ayuntamiento recomendó desplazarse a pie desde el casco urbano. No hubo problemas de tráfico a pesar de que en la carretera de acceso quedó gravilla suelta tras las obras de mejora que acometió la Diputación esta misma semana.

Mientras los visitantes llegaban al lugar de la fiesta, en la iglesia parroquial de A Parte -como manda la tradición- se celebraron oficios religiosos, en los que los fieles pidieron la protección del santo contra los males de los oídos, especialmente durante los próximos meses de otoño e invierno y en general hasta al menos la próxima celebración de la festividad.

Entretanto, el tránsito de personas y vehículos se fue incrementando con rapidez y un número creciente de romeros buscó acomodo para disfrutar del aperitivo y la comida. Preferentemente a la sombra, ya que permanecer largo rato al sol podía resultar un tanto duro en las horas de más calor. El cielo también se cubrió parcialmente de nubes en algunos momentos del día, pero la situación meteorológica se mantuvo estable y no perturbó la fiesta, que en otras ocasiones se ha tenido que celebrar bajo chaparrones y truenos. Tanto con sol como con lluvia, la antigua tradición se mantiene viva y ayer sumó un año más a su larga historia.