El mildiu «do fociño longo», otra plaga antes de la vendimia

Los viñedos de la ribera del Sil sufren las primeras incursiones de los jabalíes

.

MONFORTE / la voz

Agosto se despide en la Ribeira Sacra con altas temperaturas. El sol acelera estos días la maduración de la uva en los viñedos que resistieron los ataques de hongos. La mencía gana dulzor y los racimos más precoces se convierten en objetivo prioritario de pájaros y alimañas. Son pérdidas que siempre asumieron los viticultores en los prolegómenos de la vendimia, pero que en los últimos años se están acentuando de forma alarmante. Las primeras incursiones del jabalí en las riberas de Doade y Vilachá de Salvadur hacen presagiar que la recta final de la cosecha será complicada.

Un viticultor de la zona  de Doade, que vende la uva a una bodega ourensana, se lo toma con resignado sentido del humor. «Hai tres tipos de mildeu: o normal, o larvado e o do fociño longo», ironiza. Fue uno de los que acertaron con los tratamientos para hacer frente a los hongos y en las cepas de su viñedo asoma una abundante carga de racimos. A estas alturas están a salvo de los tipos de mildiu más ortodoxos, pero no del que el propietario de la parcela asocia al jabalí.

Los daños causados por este animal no son una novedad para los viticultores, pero este año el contraste entre el estado de unas viñas y otras podría agravarlos. Hay muchas zonas castigadas por el mildiu y las incursiones del jabalí se concentrarán previsiblemente en las que tienen uva abundante y en buen estado. «Estamos ante un problema moi serio que se nos vai ir das mans se non se toman medidas drásticas», opina el presidente del consejo regulador, José Manuel Rodríguez.

El jabalí realiza estos días sus particulares controles de maduración en las viñas, donde selecciona con fino olfato los racimos más maduros. No es fácil frenar sus incursiones en las zonas de ribera, donde el monte les sirve de refugio al pie mismo de los terrenos cultivados. Ni los cierres ni los detonadores sirven de mucho. Las batidas cinegéticas también parecen insuficientes para contener la expansión de esta especie de caza mayor.

Diferencias más marcadas que otros años en la maduración de la uva

Los técnicos del consejo regulador iniciaron ayer los controles de maduración que permitirán poner fecha al comienzo de la vendimia. Al igual que en campañas anteriores, será una referencia de carácter general. La recogida de la uva podrá llevarse a cabo antes en aquellas viñas en las que la uva haya alcanzado los parámetros de madurez que marca el reglamento de la denominación de origen. El muestreo se realiza siempre en las mismas parcelas, repartidas por las diferentes subzonas. Los ritmos de maduración varían habitualmente según la ubicación de las viñas, pero este año los primeros controles ponen de relieve diferencias drásticas. Muchas viñas del Sil estarán listas para ser vendimiadas en torno al 15 de septiembre. En otras zonas, la espera será todavía larga.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El mildiu «do fociño longo», otra plaga antes de la vendimia