Seguridad para una noche de fuegos

El martes, el equipo de inspecciones de intervención de armas comprobó in situ que todo estaba correctamente

Seguridad para una noche de fuegos Así comprueba el equipo de inspecciones de intervención de armas de la Guardia Civil que se cumple la normativa de seguridad antes del lanzamiento de fuegos de artificio. Lo vemos in situ en las fiestas patronales de Monforte.

LUGO / LA VOZ

Ni Arde Lucus, ni San Lourenzo de Foz. Las patronales de la ciudad del Cabe son, por el momento, las más potentes en la provincia de Lugo en cuanto a espectáculo pirotécnico se refiere. A las doce de esta madrugada 172 kilos de pólvora fue lanzada por una pirotecnia coruñesa en una diversión de formas y colores. Pero dado que se trataba de más de 100 kilos de explosivos, fue obligatorio aplicar el protocolo especial de seguridad.

Una vez que el Concello de Monforte, encargado de las fiestas, enviara semanas antes del espectáculo un informe a la Subdelegación del Gobierno, detallando el desarrollo del evento pirotécnico y esta lo remitiera a la Guardia Civil, intervención de armas lo estudió y autorizó su celebración. En base al documento, los agentes hicieron, sobre un plano, los cálculos en cuanto a distancias de seguridad y demás aspectos. Una vez realizado este trabajo el equipo de inspecciones se desplazó al lugar del lanzamiento de los fuegos para comprobar que lo expuesto en el informe coincidía en el terreno. Lo hizo el martes, a primera hora de la mañana. A las nueve de la madrugada, dos guardias llegaron a la Torre de San Vicente, lugar desde el que se lanzaron los fuegos artificiales, para hacer las comprobaciones pertinentes. «Las distancias las miramos al detalle porque no suelen coincidir con las expuestas en el informe previo. Es algo muy importante porque dependiendo de los calibres que se disparen, se establece una distancia de seguridad a edificios y a espectadores. El hecho de que no coincidan se debe, por lo general, a que el organizador de la fiesta quiere que se dispare desde un sitio concreto para que la gente vea perfectamente los fuegos», explican estos agentes.

Otro de los detalles que comprobaron los guardias es que la documentación estaba en regla, que las cantidades no fueran superiores a las declaradas y que las carcasas no tuvieran más inclinación y anchura de la que indicaron.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Seguridad para una noche de fuegos