Al pasto del Sudán le tira Monforte

Prodeme prueba con éxito esta planta forrajera resistente a la sequía en el solar donde no consiguió abrir un geriátrico


MONFORTE / LA VOZ

Prodeme por fin ha encontrado un uso para el solar que adquirió a comienzos del 2015 en la calle Ourense. La operación tenía como objetivo la puesta en marcha de una residencia de mayores atendida preferentemente por personas con alguna discapacidad intelectual, colectivo por cuya integración trabaja esta asociación monfortina. Descartada esa posibilidad por la falta de suficientes plazas concertadas, trata de rentabilizar de algún modo los 363.000 euros que invirtió en la compra. Los 7.600 metros de terreno son ahora una finca urbana experimental en la que se prueban plantas forrajeras para alimentar al ganado de la granja con la que se financia. El último ensayo, con pasto del Sudán, ha resultado todo un éxito.

Ayer se llevó a cabo el ensilado de la hierba de esta variedad, que en algunos puntos de la finca alcanzaba los dos metros de altura. «Estamos gratamente sorprendidos. Pode ser unha boa alternativa ao millo en terras de secano», dice el gerente de la asociación, Julio Cortiñas. Los terrenos de la granja de Prodeme en As Lamas se levantan sobre suelos poco fértiles y alejados del canal de regadío. En esas condiciones, y con una pluviometría menos anómala que la de este verano, el cultivo del maíz resulta inviable en Monforte. El pasto del Sudán, por el contrario, tiene una alta resistencia a la sequía.

La planta forrajera originaria de este país africano no es una novedad en España. El Estado trató de impulsar su cultivo en la década de los cincuenta del pasado siglo, objetivo que en un primer momento solo se logró en lugares de Cataluña y Levante. «Su capacidad productiva es enorme, resulta un poco extraño que una planta tan interesante no se haya difundido más», apuntaba el ingeniero agrónomo Fernando Besnier en un informe publicado por el Ministerio de Agricultura en 1966. En Galicia, no llegó a cuajar. Ni siquiera en las tierras de secano de Monforte, donde la influencia del clima continental es muy acusada.

Múltiples ventajas

«O pasto do Sudán ten moitas vantaxes. O sabor é doce, o gando cómeo moi ben. E ten moi pouca necesidade de auga para medrar, chégalle co orballo das noites. A verdade é que ocupa unha superficie anecdótica en Galicia, supoño que por medo a plantala ou por descoñecemento», apunta José Manuel Leiras, que hace de portavoz del equipo de técnicos de la Granja Robles, en A Pobra de Brollón. Una jornada organizada en esta finca experimental, dependiente del Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo, fue el detonante de la prueba que se ha llevado a cabo en la finca de Prodeme.

De la corta de ayer salieron 27.000 kilos de hierba verde ensilada en grandes bolas. No está mal para una finca que no llega a 8.000 metros, y más teniendo en cuenta que la planta todavía dará dos cortas más. «A auga destes días pode influír no peso, pero pensamos que está moi ben. Se damos a coñecer está experiencia é porque pensamos que pode ser útil para máis xente», dice el gerente de la asociación. Cuando su granja de bueyes esté a pleno rendimiento, necesitará en torno a los dos millones de kilos de forraje. El pasto del Sudán se lo pone más fácil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Al pasto del Sudán le tira Monforte