La imposibilidad de plantar nuevas viñas preocupa a las bodegas

El sector reclama una cuota autonómica y no estatal para el futuro reparto de los derechos de plantación

.

verín / la voz

La denegación masiva de solicitudes para la ampliación de nuevos viñedos para los bodegueros de las cinco denominaciones de origen gallegas está provocando un gran malestar en el sector. Se estima que las solicitudes inicialmente rechazadas se acercan al centenar y que ello supondrá a medio y largo plazo la pérdida de centenares de miles de litros en las cinco denominaciones de origen vinícolas de Galicia.

El consello regulador de Monterrei tiene previsto urgir un cambio de criterio por parte del Ministerio de Agricultura. Las modificaciones en el decreto ley del ministerio que exige la demostración de la capacidad y competencia profesional como viticultores. Es decir, que los propietarios estén vinculados directamente a la producción de ingresos agrícolas y no como empresarios autónomos.

En Rías Baixas hay muchos afectados. Nimo Lorenzo, gerente de la bodega Santiago Ruiz, comenta: «Este año va a ser ya imposible que se concedan los nuevos viñedos solicitados por muchos bodegueros, ya que somos empresarios, no viticultores ante la Seguridad Social en casi todos los casos». Lorenzo aboga por «un sistema de cuotas no estatal, como sucede ahora, sino autonómico. No tiene sentido igualar las condiciones de las bodegas gallegas con la situación en La Mancha o La Rioja, donde hay miles de viticultores con bodegas con otra estructura muy diferente a la que aquí».

«El año entrante van a volver a cambiar estos criterios, esperamos que esas modificaciones supongan que vayamos a poder optar a más viñedos. De lo contrario acabaremos yendo a un sistema de cuotas parecido al de la leche que puede ser muy perjudicial para Galicia», expuso el gerente de esta bodega.

En Monterrei hay una gran indignación. Aníbal Blanco, propietario de Tapias Mariñán, resume las causas: «El enfado en el sector es muy notable es un problema gallego no ourensano. Se van a perder muchas hectáreas de nuevos viñedos por una arbitrariedad en las exigencias del ministerio, que no tienen lógica alguna».

La Consellería de Medio Rural no tiene capacidad para aplicar una normativa propia sobre los nuevos viñedos. Su obligación es aplicar el decreto estatal que sufre cada año variaciones notables. En España se repartieron en 2016 4.173 nuevas hectáreas de viñedo. Bruselas delega en los estados la gestión de derechos, con el requisito de que no se supere el 1% la extensión de viñedo registrada hasta ese momento.

En Galicia se concedieron en 2016 autorizaciones para 73,4 hectáreas, repartidas entre 157 profesionales. El 90% de los nuevos derechos correspondieron al ámbito de alguna de las cinco denominaciones de origen. Las que más derechos recibieron fueron Rías Baixas (17,69 hectáreas), Monterrei (16,77) y Valdeorras (15,66). La demanda de nueva superficie de viñedo fue menos reseñable en Ribeira Sacra (9,01 hectáreas) y Ribeiro (7,63).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La imposibilidad de plantar nuevas viñas preocupa a las bodegas