Veto a las plantaciones de pinos y eucaliptos en zonas de viñedos

El paisaje cultural las prohíbe en 174 kilómetros cuadrados de la Ribeira Sacra


MONFORTE / la voz

A comienzos del 2017 trascendía la intención de la Xunta de restringir las plantaciones de eucaliptos a determinadas áreas de Galicia. La Ribeira Sacra figuraba, junto con otras zonas del centro y el sur de Lugo, en la parte del mapa en el que quedaría vetada esta especie arbórea. Los planes del Gobierno gallego, contestados de inmediato por asociaciones de productores, no se tradujeron por ahora en el decreto que se había anunciado. Pero en el caso de la Ribeira Sacra, el veto podría llegar antes de que entre en vigor la nueva normativa autonómica. La declaración de paisaje cultural convierte las riberas del Sil y el Miño en zonas libres de pinos y eucaliptos.

El paisaje cultural, paso previo a la presentación de la candidatura a Patrimonio de la Humanidad, supondrá la catalogación como Bien de Interés Cultural (BIC) de un total de 174 kilómetros cuadrados repartidos en su inmensa mayoría por los cañones de los ríos Sil y Miño. En este ámbito territorial, la Consellería de Cultura considera necesario aplicar «un réxime de protección propio adaptado aos valores que o conforman», incluidos los de carácter medioambiental. Y entre estos últimos no figuran, según su criterio, las plantaciones de pinos y eucaliptos.

La declaración que prepara la consellería define como «unha prioridade no ámbito da paisaxe cultural» la tala de pinos, eucaliptos y acacias, cuya plantación quedará prohibida en todas las zonas que obtengan la declaración de BIC en cuanto la propuesta sea aprobada por el Consello de la Xunta. En Cultura trabajan con la previsión de que esto suceda «entre finais deste ano e principios do 2019». Tras cuatro meses de exposición pública, solo se presentaron 28 alegaciones y ninguna de ellas cuestiona la prohibición de las plantaciones de pinos y eucaliptos en las zonas de ribera.

Los derechos históricos

Los pinares abundan en las proximidades de las zonas de ribera e incluso ocupan viñas en bancales que dejaron de ser cultivas mucho antes de que fuese creada la denominación de origen. Antes de que quedasen a monte, los propietarios prefirieron aprovecharlas para un uso forestal que podía generar un negocio rápido rápida. En estos casos, la recuperación del cultivo del viñedo parece la salida más coherente y rentable para devolver la productividad a los terrenos. Pero la normativa vigente no lo pone fácil, porque perdieron los años los derechos de plantación.

En Marea repara en este problema en las alegaciones que presentó a la propuesta de paisaje cultural, en las que pide que de habiliten fórmulas para el reconocimiento de «derechos históricos» en estos viñedos centenarios en los que paradójicamente no se pueden plantar vides.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Veto a las plantaciones de pinos y eucaliptos en zonas de viñedos