Hórreos, tierra de acogida para osos y orquídeas silvestres

En una localidad de O Courel se prepara una singular doble iniciativa de protección de la fauna y la flora


quiroga / la voz

La localidad de Hórreos, en el municipio de Folgoso do Courel, será escenario de una doble actuación que tendrá por objetivo contribuir al asentamiento del oso pardo en la montaña lucense y a la vez favorecer la conservación de varias especies vegetales raras y escasas. En estas intervenciones, la Fundación Oso Pardo y la Asociación Galega de Custodia do Territorio (AGCT) colaborarán con la comunidad de montes de Hórreos, una aldea que estuvo deshabitada desde 1970 hasta el 2008 y en la que hoy vive un reducido número de vecinos.

Por lo que respecta al oso pardo, en los terrenos comunales de Hórreos está previsto plantar diversos árboles frutales -como los cerezos silvestres- que sirven como fuente de alimentación a estos animales. Esta intervención se llevará a cabo en el marco del plan Life de conservación del oso pardo que gestionan las mencionadas entidades con el apoyo de la Xunta. Dentro del proyecto se llevarán a cabo otras plantaciones de este tipo en diferentes puntos de la sierra.

Por otra parte, en la localidad se creará una microrreserva botánica similar a otras cuatro áreas protegidas que se acondicionaron en el 2015 en las parroquias de Moreda y Visuña, en el mismo municipio. Su finalidad será conservar diversas variedades de orquídeas silvestres y otras especies propias de terrenos calizos de montaña que solo se pueden encontrar en unos pocos puntos muy concretos del territorio gallego.

Áreas diferenciadas

Según explica Martiño Cabana, biólogo del la AGCT, las dos actuaciones no se realizarán en los mismos lugares. «As orquídeas e as outras plantas crecen nuns terreos altos e rochosos onde o solo ten moi pouco grosor e onde non poden medrar as árbores», señala. Las plantaciones de frutales se efectuarán en unas áreas más bajas en las que el suelo tiene una mayor profundidad. Estos árboles no solo pueden proporcionar alimento a los osos, sino también a las aves y a otros animales salvajes.

La zona donde se proyecta crear la microrreserva botánica forma parte de los terrenos que utilizan los vecinos de Hórreos para apacentar las ovejas y cabras que crían desde hace algunos años. «O que está previsto facer é delimitar as áreas concretas onde viven as plantas silvestres e non usar eses terreos para o pastoreo durante a época de floración», apunta el biólogo. Asimismo, el caso de que las cabras y ovejas no sean suficientes para mantener el área libre de maleza -que perdjudica a las especies florales raras que se quiere proteger-, también se realizarían desbroces de forma puntual.

Las asociaciones conservacionistas y los vecinos, por otro lado, descartan que el oso pardo pueda suponer una amenaza para los rebaños de ovejas y cabras. «Os osos son omnívoros e non teñen unha atracción especial polo gando, sobre todo se contan con suficiente alimentación vexetal ou doutro tipo -dice a este respecto Martiño Cabana-, e incluso nas partes da rexión cantábrica onde hai poboacións oseiras importantes os ataques deste tipo son praticamente inexistentes». En cambio, en Hórreos sí hay un riesgo real de ataques de lobos, una especie que frecuenta este territorio.

 

una experiencia previa

El precedente inmediato del plan de conservación de la flora de Hórreos es la creación de cuatro pequeñas neservas de orquídeas silvestres, denominadas respectivamente Monte Cido, Afloramento

de Visuña, Alto da Pedra y Alto do Couto, que fueron delimitadas hace tres años en varios lugares de la sierra. Tres de ellas se encuentran en terrenos de propiedad comunal. A la derecha, un panel explicativo en la última de estas áreas naturales protegidas

Sobre estas líneas, un rebaño de cabras en un prado situado en los alredores de Hórreos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Hórreos, tierra de acogida para osos y orquídeas silvestres