Los elogios de la crítica a Ribeira Sacra atraen a sumilleres desde Nueva York

Don Bernardino vende toda la producción de una de sus marcas a raíz de la visita


MONFORTE / LA VOZ

Sumilleres de restaurantes de Nueva York y jefes de compras de tiendas de vinos de Nueva Jersey andan de gira por la Ribeira Sacra. El monfortino Juan Paredes, cofundador de la compañía importadora Spanish Acquisition, viaja con ellos y actúa de maestro de ceremonias. «Están cansados de grandes bodegas, quieren autenticidad», avisa. El paisaje de los viñedos en bancales no deja indiferentes a los sorprendidos visitantes. Paredes lo envuelve en el mensaje oportuno: «Eric Asimov escribió que aquí hay otra Borgoña».

Eric Asimov es el crítico de vinos de The New York Times. Uno de los muchos especialistas de renombre en Estados Unidos que han dedicado amplios reportajes a Ribeira Sacra. Algo que se deja sentir en las crecientes visitas a la zona organizadas por importadores de ese país, aunque las exportaciones de vinos de esta denominación de origen sean todavía discretas. Algo más de 63.000 litros fueron a parar el pasado año al mercado estadounidense, según datos que recoge la web del consejo regulador.

«Creo que estamos haciendo un trabajo que dará más frutos a medio plazo», apunta Evaristo Rodríguez, de Adegas Moure. Juan Paredes lleva sus vinos y ayer fue la primera escala del grupo de sumilleres y jefes de compras. Tras una visita a los viñedos, el bodeguero estuvo atento a sus observaciones durante la cata posterior. «La impresión que tengo es que buscan vinos menos maderizados, con más fruta, que digan algo de su zona. En Ribeira Sacra estamos en el sitio ideal para hacerlos, pero también tenemos que saber responder a esas expectativas», explica.

Tanto Adegas Moure como Don Bernardino, la segunda etapa de la visita organizada por Spanish Acquisition, cerraron ayer operaciones de venta a Estados Unidos. El propietario de esta última bodega de Amandi estaba especialmente satisfecho. «Pechamos pedidos moi bos. O Finca Mezquita compráronmo todo. Sorprendeulles porque non agardaban un viño con tanto recorrido. Cataron o 2012 e din que pode aguantar vinte anos en botella», señala Emilio Rodríguez.

«Todo el mundo dice que su vino es distinto, pero en el mundo hay millones de vinos ‘distintos’. El mercado se ha hecho global, abre más puertas pero también endurece la competencia. Eric Asimov llamó a Ribeira Sacra la nueva Borgoña. Si quiere serlo, tiene que diferenciarse como zona y no por una uva que otros pueden producir más barato», apunta Juan Paredes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Los elogios de la crítica a Ribeira Sacra atraen a sumilleres desde Nueva York