El embalse más grande de Galicia se prepara para la lluvia que viene

La presa de Belesar empieza a soltar agua para no alcanzar el límite de seguridad

Así suelta agua el embalse más grande de Galicia La presa de Belesar abre estos días sus compuertas ante la posibilidad de que las lluvias continúen y su capacidad de almacenamiento se vea rebasada

monforte / la voz

Era una imagen imposible durante el sequísimo año 2017, pero estos días vuelve el espectáculo de la presa de Belesar soltando agua. La central abre sus compuertas ante la previsión de que nos espera al menos una semana de lluvia persistente. El mayor embalse de Galicia supera estos días el 90% de llenado, pero no se trata de que esté cerca de su límite técnico de seguridad, sino más bien de prepararse para no alcanzarlo.

Hace apenas tres meses, el mayor embalse de Galicia servía como ejemplo gráfico de los efectos de la prolongada sequía del año pasado, porque apenas superaba el 20% de llenado. Emergía Castro Candaz, volvían a verse las viejas viñas normalmente anegadas, quedaba al aire la ruina del viejo Portomarín... Pero en estos momentos está al 92%. Belesar tiene capacidad para 654 hectómetros cúbicos de agua y en estos momentos embalsa 603.

Solo uno abierto

Con este nivel próximo al límite y las previsiones de lluvia para los próximos siete días que anticipan los pronósticos meteorológicos, la empresa Gas Natural Fenosa ha decidido abrir en algunos momentos las compuertas de uno de los dos aliviaderos de la presa para aflojar la crecida. La otra salida que se ve abierta es la que regula el caudal ecológico mínimo que tiene que llevar el Miño en el tramo inmediatamente posterior a la presa. No tiene que ver con el nivel de llenado del embalse.

En la empresa explican que estos desembalses están sujetos a las normas de explotación de la central, «y se hacen al alcanzar determinadas cotas en las que los márgenes de seguridad y la capacidad de almacenamiento todavía es muy elevada».

El espectáculo de la suelta de agua atrae a numerosos vecinos y conductores que pasan por el corredor Monforte-Lalín, porque desde el tramo que se aproxima al puente sobre el Miño en O Saviñao se ve la presa y se aprecia la nube de vapor que provoca la salida del agua por las enormes rampas de alivio de esta central hidroeléctrica.

El 92% de llenado actual contrasta con las cifras de hace un año. Entonces solo estaba al 63% de su capacidad total, una cifra similar a la media de los diez años por estas fechas, aunque este último dato esta alterado por el vaciado que llevó a cabo en el año 2011 la empresa que lo gestiona para poder ampliar la capacidad de producción de la central.

Más de 620 metros por segundo en el Miño que permiten generar energía al 100% de potencia

Las centrales hidroeléctricas del Miño están produciendo estos días al 100% de su capacidad, gracias a las precipitaciones registradas en los últimos meses. Fuentes de Gas Natural Fenosa confirman que lo que sale por el aliviadero abierto estos días es «caudal excedentario que no puede ser gestionado» por la central hidroeléctrica de Belesar. Desde hace días, este aliviadero ha estado evacuando «caudales de hasta 245 metros cúbicos por segundo para garantizar la seguridad hidrológica de la presa».

Los responsables de la central reaccionan así ante la crecida del Miño, que ha alcanzado, explican en la empresa que gestiona estas instalaciones, «caudales circulantes de más de 625 metros por segundo a raíz de los numerosos frentes que poco a poco van restableciendo la normalidad hidrológica en Galicia tras largos meses de dura sequía».

Seguridad estructural

En Gas Natural Fenosa explican además que durante las últimas semanas de máxima producción «se ha vigilado estrechamente la seguridad estructural tanto de la presa de Belesar, que tiene una bóveda de 130 metros de altura, como de todas las presas ubicadas en la cadena del Miño hacia aguas abajo, las de Os Peares, Velle, Castrelo y Frieira».

Igual que en el caso de Belesar todas estas otras centrales «han abierto sus compuertas de aliviadero para realizar desembalses ordenados y progresivos asegurando la seguridad de estas infraestructuras».

Dos mil hectáreas de superficie y 135 metros de profundidad

El embalse de Belesar fue construido en 1963 en el tramo del río Miño que pasa entre las comarcas de Chantada y Terras de Lemos, con su presa a caballo entre los municipios de Chantada y O Saviñao. Ocupa una superficie de alrededor de 2.000 hectáreas en estos dos municipios y en los de Taboada, Paradela, Portomarín, Guntín y O Páramo. Su potencia máxima de producción es de 227 megavatios y en su parte más profunda tiene un nivel de 135 metros. Es el mayor de Galicia por capacidad de acumulación de agua.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El embalse más grande de Galicia se prepara para la lluvia que viene