monforte / la voz

Un incendio forestal que el año pasado quemó 52 hectáreas de monte en el municipio de O Incio puso al descubierto los vestigios de los que -según todos los indicios- parece ser una vieja explotación minera. Se trata de un socavón de grandes dimensiones que rodea la ladera del monte de Pena de San Mamede, en cuya parte superior se encuentra un mirador que fue destruido por el fuego y que se reconstruyó recientemente. El incendio se produjo el 24 de abril. Las lluvias de los últimos meses hicieron que la vegetación rebrotase en la ladera quemada, dándole más visibilidad a la excavación.

Antes del incendio, el socavón estaba tapado por la maleza desde mucho tiempo atrás. En torno al mirador crecían densos matorrales que en algunos puntos llegaban a dos metros de altura. Manuel Armesto, un vecino de A Ferrería, recuerda que los habitantes de esta localidad y de Tracastro -las dos están en las cercanías de este paraje- llevaban rebaños de ovejas y cabras a pastar a la Pena de San Mamede. Al cesar esta actividad, la maleza ocultó el rastro de la antigua actividad minera.

Manuel Armesto, que trabajó en su día en la mina de Fonte Barrosa -hoy incorporada a la Ruta do Ferro de O Incio- afirma que este lugar había un filón de hierro. Sin embargo, no parece fácil precisar en qué época se excavó la Pena de San Mamede en busca de mineral, algo que pudo hacerse hace mucho tiempo.

En los peñascos que se encuentran junto al mirador, por otro lado, hay una serie de petroglifos que según una tradición son las huellas que dejó el caballo del santo que da nombre al lugar al dar un fantástico salto hasta la Pena do Coruxo, en Trascastro. Cerca del mirador están también los restos de unas construcciones de época indefinida.

Por el lugar pasa la Ruta do Ferro, acondicionada y homologada en fechas recientes

En el Ayuntamiento de O Incio no se tenía constancia de la existencia de una antigua explotación minera en la Pena de San Mamede. El lugar forma parte de la Ruta do Ferro, un itinerario trazado hace ya mucho tiempo que fue acondicionado y señalizado hace pocos meses con el fin de solicitar su homologación por parte de la Federación Galega de Montañismo. La intervención se llevó a cabo con el apoyo del grupo de desarrollo rural Ribeira Sacra-Courel. Estos trabajos comprendieron la rehabilitación del mirador.

En la actualidad, la Ruta do Ferro -de unos seis kilómetros de longitud- ya cuenta con reconocimiento oficial y está identificada como PR-G 225. Uno de los letreros que la señalizan se encuentra precisamente a 150 metros del mirador. El itinerario pasa por cinco viejas explotaciones mineras, conocidas como Mina da Tinta, Avión, Couso, Bouzallo de San Miguel y Fonte Barrosa. En el entorno se encuentra además además el foxo de lobos de Monteagudo, una construcción de gran valor histórico y etnográfico.

Antes de esta reciente intervención, la ruta llevaba mucho tiempo sin desbrozar -la última vez fue en el 2008- y estaba impracticable en buena parte de sus tramos. Ahora es posible descargar en la web municipal -en la dirección concellooincio.es- una aplicación para teléfonos móviles que contiene guías detalladas de este y otros tres itinerarios de senderismo existentes en el municipio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Una vieja explotación minera puesta al descubierto por el fuego en O Incio