«En Madrid se reían cuando hablaba de los fósiles gallegos»

Hace ahora 25 años, la investigadora presentó una tesis doctoral pionera sobre la fauna del Cuaternario de las sierras lucenses


monforte / la voz

Ayer se cumplieron exactamente veinticinco años desde que Aurora Grandal d’Anglade presentó su tesis doctoral sobre los osos cavernarios del yacimiento de Cova Eirós -en Triacastela-, un estudio pionero sobre la fauna del período Cuaternario en Galicia. Desde entonces ha seguido investigando los fósiles de las montañas lucenses. En la actualidad trabaja en el Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña, un centro que prestará asesoramiento científico para crear en O Courel el primer museo sobre las cuevas calizas de Galicia.

-¿Cómo empezó a estudiar la fauna prehistórica gallega?

-Cuando yo era estudiante solo se habían encontrado algunos restos de osos y caballos en cuevas de la montaña de Lugo. Quien los localizó fue sobre todo Manuel Díaz, que era presidente de la Federación Galega de Espeleoloxía. Juan Ramón Vidal Romaní, que era profesor mío, me animó a investigar en ese campo, porque hasta entonces nadie había estudiado esos fósiles en Galicia.

-¿Fueron difíciles los inicios?

-El problema en esa época era que se pensaba que en Galicia no podía haber fósiles, porque el suelo de la mayor parte de su territorio es ácido. Por recomendación de Vidal Romaní fui a Madrid a adquirir formación con Trino Torres [descubridor de los yacimientos de Atapuerca], porque era uno de los mayores expertos en fauna del Cuaternario en España, y también frecuenté el Museo de Ciencias Naturales. La gente que trabajaba en el museo se echaba a reír cuando les decía que en Galicia teníamos fósiles del Cuaternario y decían que eso era imposible. No lo era, porque yo había llevado muestras de los hallazgos de las cuevas lucenses, aunque es verdad que por entonces esos huesos cabían casi todos en una sola caja.

-Desde entonces cambiaron mucho las cosas.

-Sí, en estos años se fueron haciendo muchos más descubrimientos y el panorama cambió totalmente. Aquellas dudas y aquella actitud escéptica que había cuando yo empecé a investigar han desaparecido. Hay que puntualizar que si no se hacen más hallazgos es porque aún somos muy pocas las personas que estamos trabajando en este campo. La prueba es que desde que presenté mi tesis doctoral no han aparecido muchas más. Fernando López hizo otra en el 2003 sobre los fósiles de la cueva de Liñares, en Pedrafita do Cebreiro. En el 2015, la investigadora Ana García presentó una tesis sobre los osos pardos prehistóricos y ahora Amalia Vidal está trabajando en otra sobre fósiles de bóvidos. Los trabajos aparecen de forma muy espaciada, pero no es por falta de fósiles, porque cuando alguien se pone a buscarlos de una manera organizada y científica no paran de aparecer materiales.

-¿Qué le parece el proyecto de crear en O Courel un museo dedicado a las cuevas?

-Me parece estupendo, porque cuando en algún lugar se producen hallazgos científicos lo mejor es presentarlos al público en mismo territorio donde se registraron. Es muy importante difundir estos descubrimientos y ayudar a que la gente se dé cuenta del valor que tienen las cuevas y de la importancia de conservarlas lo mejor posible. En los lugares donde hay cuevas más o menos accesibles, como la del Rei Cintolo de Mondoñedo, no era raro que la gente arrancase estalactitas y estalagmitas para ponerlas de adorno en jardines y cosas así. Cuando alguien es consciente del valor que tiene una estalactita no se le ocurre cometer esos destrozos.

-¿Qué criterios se deben seguir para diseñar un centro de este tipo?

-Es muy importante resaltar el hecho de que las cuevas son un medio en el que quedan registrados los acontecimientos del pasado. Hay que explicar de una forma sencilla y atractiva que en las grutas de la sierra de O Courel y otras partes de la montaña lucense se conservaron restos faunísticos de especies ya exinguidas o que en la actualidad no viven en esta área geográfica. También habría que señalar que en las estalactitas y estalagmitas, como sucede en las de la cueva de Arcoia, quedaron registrados datos que nos permiten saber cómo era el clima en tiempos pasados. Y hay que hacer mucho hincapié en que las cuevas son unos medios naturales muy frágiles.

 

asesoramiento científico

El instituto universitario en el que trabaja Aurora Grandal ayudó en su momento a diseñar el museo geológico de Quiroga. Aurora Grandal dice estar dispuesta a colaborar de la misma forma desde esta institución para organizar el museo que se proyecta crear en O Courel. A la izquierda, auténticos huesos fósiles de oso de la cavernas y oso pardo que fueron estudiados hace años por la paleontóloga y que ahora se conservan y se exhiben en el museo quirogués

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

«En Madrid se reían cuando hablaba de los fósiles gallegos»