Atropello a la iglesia de San Vicente do Pino


Hace unos días leí en La Voz de Galicia lo que se pretendía hacer en el exterior de la iglesia de San Vicente do Pino y me ha sorprendido que en pleno siglo XXI los responsables de la recuperación y mantenimiento de nuestro patrimonio planteen actuaciones que ignoran los principios internacionalmente aceptados sobre las intervenciones que afectan al patrimonio histórico y concretamente la alteración sustancial del principal y más antiguo hito paisajístico, simbólico y conceptual de este conjunto histórico monfortino.

No he visto los estudios ni el proyecto de restauración, que debería exponerse al público, y me gustaría saber si, como marcan los principios antes citados, se hizo un estudio integral pormenorizado del impacto en los valores patrimoniales y paisajístico y de los motivos que causan la humedad que parece justifica la revocación y pintura que se pretende realizar: problemas de cubierta, juntas, huecos, vanos, absorción de humedad del suelo y de la cimentación por capilaridad, etcétera.

He leído mucho últimamente sobre este tema y he consultado con varios expertos, y no está nada claro que el revestimiento exterior planteado sea la solución del problema. Como monfortina me preocupa mucho la conservación de nuestro patrimonio y me duele que se deteriore.

Leo en La Voz que ya está autorizada la revocación y pintura de San Vicente por Patrimonio y se va a llevar a cabo con una inversión elevada. Supongo que estará incluida la restauración de la pintura aunque la mural, a ambos lados del altar mayor, es de poco valor artístico e histórico. Fue realizada el siglo pasado por dos benedictinos de Samos: Lesmes López y Salvador Alberich. Por otro lado, no creo que el edificio se construyese para ser revestido. Es muy extraño que a lo largo de más de cuatrocientos años no se le hubiese ocurrido a alguien hacerlo. En Galicia, en el resto de España y en muchas ciudades europeas podemos contemplar monumentos religiosos antiguos realizados sin revestir. Sirven de ejemplo iglesias románicas de nuestro país. Si se lleva a cabo la actuación propuesta, esperemos que no, provocaría un impacto importante y degradante para Monforte y para el conjunto histórico. Viendo la restauración que se llevó a cabo en San Miguel de Lillo -en Asturias-, pienso que se podría hacer en San Vicente algo parecido.

Recuerdo que cuando se construyó el Parador se habló mucho de la conservación de nuestro patrimonio. Parece que personas que habían protestado por los atropellos que se estaban cometiendo en aquel momento, ahora lo han olvidado. Se aprobaron unas normas urbanísticas para respetar al máximo las características básicas tanto estructurales como constructivas en las que está incluida la iglesia de san Vicente. ¿Se están relegando estas normas?

Esta iglesia ha sido poco afortunada a través de los siglos, como tantas otras. Tiene algunos cuadros de buena calidad deteriorados, la Virgen de Montserrat no había sido hecha para ser vestida y sufrió daños para poder ponerle la túnica. La lápida del octavo conde, don Francisco Ruiz de Castro que fue monje benedictino después de enviudar y quiso ser enterrado en San Vicente, se encontraba en el pavimento cerca de la capilla de la Virgen y fue retirada hace unos años, sin haberse explicado el motivo. Ahora se pretende darle un cambio de imagen al exterior de la iglesia sin respetar su aspecto original. Solo puedo pensar que será un disfrute para los grafiteros aunque no tanto para los clientes del Parador ni para los visitantes a este conjunto histórico. Con una superficie tan grande pueden incluso llegar a hacer concursos…..

Por Manuela Sáez Historiadora

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Atropello a la iglesia de San Vicente do Pino