Alberto Alemán tomó la alternativa

El melillense dirigió el juego del CB Chantada ante la ausencia de Pelayo Larraona

.

monforte / la voz

Alberto Alemán dejó su Melilla natal en verano para probar por el Ucoga Seguros CB Chantada. Después de una semana y media de entrenamientos, el entrenador, Alberto Fafián, le dijo al base que contaba con él. Se llevó la alegría de su vida, porque su objetivo es llegar al baloncesto profesional, y nada mejor que conseguirlo utilizando como trampolín a uno de los históricos de la liga EBA.

Hasta la pasada jornada, Alemán venía disputando una media de diez o doce minutos por partido, pero en el partido ante el Aquimisa Carbajosa dio un paso adelante. La baja de su amigo Pelayo Larraona hizo que tomara la alternativa en la dirección del equipo. Disputó 29:23 minutos, hizo tres tapones, dio cuatro asistencias y robó dos balones. El base melillense cumplió con el cometido que le encomendó Alberto Fafián.

«Estoy muy contento de haber jugado tantos minutos, porque ese es mi objetivo. Me sentí muy cómodo dirigiendo el juego del equipo», señala Alberto Alemán.

El hecho de tener que asumir una mayor responsabilidad en un partido tan importante como el que su equipo disputó y ganó en Salamanca no supuso ninguna presión añadida para él. «Cuando comenzó la temporada y saltaba a la pista me impresionaba un poco, pero ahora para nada. Es más, yo lo que quiero es tener responsabilidad y sentirme importante en este tipo de partidos», indica Alemán.

El joven jugador de 19 años está muy contento de haber venido al Ucoga Seguros CB Chantada, porque ve como su juego va evolucionando, y con el paso de las jornadas se siente más jugador.

Adaptación perfecta

El deportista está encantado con Chantada, localidad a la que está totalmente integrado. «Desde el primer día me acogieron genial tanto el club como las primeras personas del pueblo con las que tuve contacto. Con el buen ambiente que hay por el pueblo, fue fácil adaptarme y la ayuda del equipo también fue un apoyo importante», añade Alemán.

El base melillense compagina el baloncesto con sus estudios de 2º de BAC. «Mi objetivo es llegar al baloncesto profesional, pero hay que pensar en lo que viene después, y por eso quiero ser profesor de Educación Física», dice.

Lo que más le ha sorprendido es la gastronomía. «¡Uf!, aquí se come muy bien. Veo que en Galicia se le da mucha más importancia a la gastronomía que en Melilla, y se nota, sobre todo en la calidad. Probé de todo, pero me quedo con el pulpo, que es un manjar exquisito», puntualiza.

Alberto Alemán comparte piso con su compañero y paisano Pelayo Larraona, Charles Knowles y Jeff Solarin. «Compartimos piso los cuatro y vivimos en buena armonía», asegura.

Siempre que tiene descanso intenta desplazarse a Ourense y además ya conoce varias zonas de la Ribeira Sacra, de la que destaca su paisaje.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Alberto Alemán tomó la alternativa