Un plan piloto agrupa 160 hectáreas en Bóveda para alquilarlas a jóvenes

El proyecto rescata suelo agrario improductivo y se ampliará a todo el Val de Lemos


MONFORTE / LA VOZ

Alrededor de 160 hectáreas de terreno situadas en el municipio de Bóveda, cerca de la zona de regadío, se pondrán a disposición de jóvenes agricultores y ganaderos en régimen de alquiler, dentro de una experiencia pionera que impulsa la Consellería de Medio Rural en colaboración con la Fundación Juana de Vega y la Universidade de Santiago. Este proyecto piloto, explica el delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, «conduce a un aproveitamento similar ao dun proceso de reestruturación parcelaria, pero cunha tramitación máis sinxela que non implica cambios na propiedade da terra».

Las 160 hectáreas están situadas en las proximidades de la zona de concentración parcelaria y fueron seleccionadas para configurar un terreno en coto redondo, sin que existan otras fincas intercaladas que queden al margen del proyecto. La experiencia, en la que participa un equipo de investigadores de la Politécnica de Lugo, no se circunscribe a un solo municipio. El objetivo último es desarrollarla en todo el Val de Lemos, aunque en Bóveda parece ir más avanzada.

Accesos y pistas de conexión

Balseiro avanza que se consignaron 62.000 euros para la realización de los trabajos técnicos precisos para impulsar la iniciativa, que haría posible el aprovechamiento agroganadero de terrenos que están «infrautilizados ou mesmo abandonados». El proyecto ahora en marcha permitirá agruparlos «nunha área de continuidade» debidamente acondicionada, provisto de accesos y pistas de conexión.

La iniciativa surgió en el año 2015, cuando se procedió a la firma de un convenio de colaboración entre las tres entidades implicadas. Técnicos de la Fundación Juana de Vega y profesores de la Politécnica de Lugo desarrollaron desde entonces las primeras fases de potenciales zonas piloto. A lo largo de ese proceso pudieron constatar que existe interés tanto de los propietarios de las tierras como por parte de potenciales usuarios.

«Non chega con ofrecer terras, tamén hai que xuntalas», dice la presidenta de los regantes

La experiencia piloto que está previsto desarrollar en Bóveda parte de la necesidad de disponer de superficies mínimas de tierra que hagan rentable el alquiler de las parcelas, que a su vez estaría disponible «por un período de tempo que permita amortizar a súa posta en produción». De los seis municipios a los que afecta el proyecto -Monforte, Bóveda, A Pobra do Brollón, Pantón, O Saviñao y Sober-, cinco tienen zonas de dominio del canal de regadío. La presidenta de los regantes, Alicia Toirán, carga las tintas en la necesidad de ofrecer parcelas con unas dimensiones competitivas. «Non chega con ofrecer terras, tamén hai que xuntalas», recalca.

La Consellería de Medio Rural puso en marcha en el 2001 el Banco de Terras de Galicia, con el fin de facilitar el aprovechamiento agrario de terrenos improductivos. Alicia Toirán sostiene que la idea tuvo escaso éxito en esta zona debido a las escasas dimensiones y a la dispersión de las parcelas. «Sabía do novo proxecto piloto, pero non coñezo como vai ser desenvolvido. O punto de partida paréceme axeitado. O banco de terras nin funciona nin vai funcionar aquí mentres ofreza terras moi pequenas e afastadas entre si», opina la presidenta de los regantes.

Desde su punto de vista, lo ideal sería hacer lotes de terreno de entorno a las cinco hectáreas en una pieza. Ese trabajo, según destaca, «so se pode levar a cabo cos medios e os técnicos de que dispón a Xunta».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Un plan piloto agrupa 160 hectáreas en Bóveda para alquilarlas a jóvenes