monforte / la voz

La nieve caída entre la noche del jueves y la mañana de ayer causó numerosos problemas de circulación en las áreas montañosas del lucense. El municipio más afectado fue el de Folgoso do Courel, donde se suspendieron las clases en el colegio público de Seoane. Según explica la alcaldesa Dolores Castro, las dificultades ya empezaron entre la tarde y la noche del jueves, un período en el que hubo que utilizar quitanieves para limpiar la carretera que une Folgoso con Quiroga en el tramo del Alto do Boi, donde varios vehículos quedaron detenidos. Esta operación se realizó hacia las diez de la noche y los automovilistas pudieron continuar su trayecto una vez que terminó. «A nevada foi especialmente intensa entre as oito e as once, pero durante a madrugada e pola mañá fíxose máis intermitente», señala la regidora.

Ya por la mañana, el Ayuntamiento tuvo que recurrir a sus vehículos quitanieves para despejar los accesos a las localidades de Teixeira, Visuña, Céramo, Mercurín, Carballal y Ferreirós de Arriba. Asimismo, se esparció sal en varias carreteras de titularidad municipal. Mientras tanto, los equipos de la Diputación realizaron tareas de limpieza en una decena de carreteras del municipio que están a cargo del organismo provincial. La alcaldesa apuntó que estas operaciones terminaron en torno al mediodía.

Otro municipio del sur de la provincia en el que fue igualmente preciso abrir los accesos a varios núcleos de población es el de O Incio. La alcaldesa Laura Celeiro indicó que estas intervenciones se llevaron a cabo a lo largo de la mañana en las localidades de As Cortiñas, Martín, Piornedo, Pedrouzos, Pacios de Valbón y Valdur. También hubo que retirar nieve en nueve carreteras de titularidad provincial.

Las máquinas quitanieves de la Diputación actuaron asimismo en cuatro carreteras provinciales que discurren por el territorio de Quiroga. El alcalde Julio Álvarez indicó que en este municipio hubo además que despejar el acceso a la aldea de Leixazós. Dos alumnos del colegio público quirogués no pudieron asistir a clase debido a los problemas de circulación que se registraron en las rutas de transporte escolar.

Placas de hielo

Por otro lado, en el municipio de Ribas de Sil fue necesario limpiar la carretera que une San Clodio con el alto de A Moá, donde se formaron capas de hielo que hicieron peligrosa la circulación. Desde el gobierno local señalaron que un panadero residente en San Xoán de Río que hace repartos diarios en el municipio no pudo pasar por esta carretera y tuvo que dar un rodeo por A Pobra do Trives.

La nevada fue intensa en las áreas más altas del municipio de A Pobra do Brollón -sobre todo a partir de los mil metros de alitud-, pero no aisló ningún núcleo de población ni causó problemas de consideración en las carreteras. Sin embargo, el alcalde José Luis Maceda apuntó que la nieve llegó a caer en lugares situados a unos cuatrocientos metros de altura. Los efectos de las nevadas también se hicieron sentir en el instituto monfortino Daviña Rey, donde dos alumnos no pudieron acudir a clase.

En las partes más elevadas de la sierra de O Faro, en Chantada, cayeron también importantes cantidades de nieve, pero en las carreteras de este municipio no se produjeron problemas de circulación.

Los ayuntamientos se preparan ante la posibilidad de que la cota de nieve baje a los 300 metros

Los municipios afectados por las nevadas de ayer se mantendrán alerta los próximos días, dado que las predicciones meteorológicas indican que las precipitaciones y las bajas temperaturas pueden continuar durante varias jornadas. Según Meteogalicia, para hoy se prevé la entrada de un frente que dejará lluvias generalizadas, mientras que en la montaña lucense la cota de nieve irá bajando desde los 1.200 hasta los 600 metros. Mañana seguirán las lluvias y la cota de nieve irá subiendo desde los 500 a los setecientos metros.

Por su parte, la Agencia Estatal de Meteorología prevé para el domingo una cota de nieve más baja, de unos 400 metros. Esta misma entidad pronostica para el lunes cotas de nieve que pueden oscilar entre 300 y 600 metros, y para martes, de entre 400 y 800 metros.

Ante esta situación, los gobiernos locales de Folgoso do Courel, O Incio, A Pobra do Brollón y Quiroga han establecido guardias para los trabajadores que atienden las máquinas quitanieves pertenecientes a los ayuntamientos, por si fuese necesario utilizarlas para despejar carreteras y accesos a núcleos de población. «Estamos moi pendentes das previsións meteorolóxicas e temos preparado un dispositivo por se veñen nevadas intensas», señala el alcalde de A Pobra do Brollón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La nevada cerró los accesos a trece pueblos del sur lucense