monforte / la voz

El llamado Camiño de Rabacallos, también conocido por Camiño do Batán, era utilizado por los vecinos de Entrambosríos -en el municipio ourensano de A Peroxa- para acceder a un souto de castaños y a varias localidades. Esta corta ruta, de apenas dos kilómetros, forma parte de otra mucho más larga - la PR-G 98 Cañón del Sil-Santa Cristina, de unos 18 kilómetros- y permite conocer unos parajes de gran valor paisajístico y etnográfico de la Ribeira Sacra ourensana.

El recorrido empieza en la parte baja de la aldea de Entrambosríos, pero antes de iniciarla merecer la pena visitar un castaño de considerables dimensiones -diez metros de circunferencia- que figura en el Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia. Un panel situado a unos cincuenta metros de la entrada a la aldea, a la derecha de la carretera, nos indica su ubicación.

El camino comienza con un suave descenso, que será constante durante todo su recorrido, entre soberbios castaños y tramos empedrados. A la derecha quedan los dos molinos restaurados y seguidamente se cruza el arroyo de Os Fiós, afluente del Rego do Batán Un centenar de metros más adelante se llega a un cruce donde hay que tomar el camino de la izquierda y a los pocos metros cruzar de nuevo el arroyo de Os Fiós por un puente de madera. Seguimos por un espeso bosque donde alternan el castaño con el roble y variedades propias de ribera.

Cambios de nombre

El primer tramo del camino recibe el nombre de Camiño do Muíño do Boi, luego en la parte media pasa a llamarse Camiño do Brozo y en su parte final es conocido por Camiño do Batán.

En el kilómetro 1,6 y en el lugar de A Sapeira hay una bifurcación, El camino de la izquierda sube en dirección a San Vitoiro, Fondo de Vila, Parada de Sil y a unas antiguas construcciones que eran utilizadas como bodegas, cuadras y sequeiros por los vecinos.

Hay que seguir por el camino de la derecha, en descenso, durante unos cincuenta metros para empatar con la carretera que lleva a Rabacallos, justo al lado del molino del mismo nombre. Luego giramos a la derecha y caminamos por el asfalto, en ascenso durante unos doscientos metros, hasta el complejo rural de Rabacallos. Seguidamente nos desviamos a la izquierda en dirección a la aldea de Rabacallos, situada a trescientos metros, donde acaba la ruta.

Molinos restaurados

Los molinos del arroyo de Os Fiós estuvieron estrechamente relacionados con la vida de los vecinos Entrambosríos, que también dependía en gran medida del cultivo de la castaña. Sus orígenes se remontan posiblemente a la Edad Media. En tiempos pertenecieron al monasterio de Santa Cristina. Hoy son propiedad de los herederos de Agustín Rodríguez Gómez, el último propietario que los tuvo en funcionamiento.

Hasta mediados del siglo pasado conocieron una intensa actividad, llegando a moler a diario sin descanso, incluso toda la noche.

A mediados del pasado siglo era muy intensa la actividad que tenían los dos molinos, llegando a funcionar sin descanso a diario e incluso toda la noche. No solo proporcionaban harina a sus propietarios, sino también a los vecinos de toda la parroquia. El pago se hacía en maquías. Por cada ferrado de grano molido -unos 11,5 kilos-, el dueño se quedaba con meio kilo. El molino más próximo a las viviendas trabajaba con una piedra de granito del país y se utilizaba solo para obtener harina de maíz. El segundo molino trabajaba con una piedra francesa y molía centeno y algo de trigo.

Las zonas de sembrado estaban por encima de la localidad, en los lugares de Sardela y A Garandela, entre otros. El grano iba hasta los molinos a lomos de caballerías, por caminos estrechos y sinuosos. Hace ya mucho que los antiguos sembrados pasaron a ser ocupados por bosques de robles.

DESDE MONFORTE

Hay que salir or la carretera que lleva a Castro Caldels y A Teixeira, distante esta última 28 kilómetros. En A Teixeira hay que seguir por la carretera que lleva a Parada de Sil y en el kilómetro 12 desviarse a la derecha para Entrambosríos, a un kilómetro de este cruce

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Por el viejo Camiño de Rabacallos entre castaños ilustres