La vieja N-540 resiste ante el corredor

El volumen de trafico solo cae en algunos tramos, pero de forma mínima


monforte / la voz

La apertura completa a finales del año 2015 del corredor entre Lugo y Monforte ha incrementado el tráfico de vehículos entre estas dos localidades. Eso lo desvelaron este verano las estadísticas difundidas por la Xunta sobre esta carretera de la red autonómica. Faltaban los datos del Ministerio de Fomento para saber cuánto de este tráfico extra es de automovilistas que ahora eligen la ruta de Monforte para circular entre Lugo y Ourense en detrimento de la opción de Chantada. Pues bien, esos datos ya están disponibles y no muestran nada parecido a un hundimiento en el uso de la N-540. Eso sí, la circulación por esa carretera apenas creció durante el 2016 y en algunos tramos incluso se redujo levemente.

En cualquier caso, se trata de bajadas mucho menores que las subidas registradas en el corredor que hace el mismo recorrido norte-sur pero unas decenas de kilómetros más al este. No parece, por lo tanto, que el incremento del tráfico entre Lugo y Monforte que detectan las estaciones medidoras haya restado actividad a la carretera N-540, al menos no de forma significativa.

La única subida, en Guntín

El único tramo de la N-540 en el que subió el volumen de tráfico en el 2016 de forma significa es el de Lugo a Guntín. Por ahí pasaron una media de 2.486 vehículos al día, un 17% más que en el 2015. Pero ese primer tramo sirve para otros itinerarios y a medida que avanza hacia el sur, la carretera pierde uso.

Entre Guntín y Taboada el volumen de vehículos es de poco más de la mitad que en el tramo anterior y en comparación con el 2015, se redujo un 0,6%. De Taboada a Chantada vuelve a subir hasta cifras cercanas a las de Lugo-Guntín, probablemente porque recoge la circulación procedente de Monterroso y el resto de la comarca de A Ulloa.

Los puntos de medición instalados en esta zona recogen incrementos con respecto al 2015, pero de menos de un punto. Ya cerca del límite con la provincia de Ourense, en el municipio de Carballedo el descenso es un poco más acusado, de un 3,6%.

El recorrido entre Lugo y Ourense es más corto por el trayecto de Chantada que por el de Monforte. Sin embargo, el corredor Lugo-Monforte es una carrera más rápida y cómoda que la N-540, con menos curvas, sin ninguna travesía y un firme nuevo y todavía impecable.

La N-120 pierde conductores y el tramo de Monforte cae al segundo puesto

El tramo de carretera con un tráfico más intenso era en el 2015 la salida de Monforte hacia Ourense por la N-120. Habrá que ver lo que dicen los datos del 2017, pero el año pasado la carretera N-120 perdió circulación de manera muy acusada en la mayor parte del sur de Lugo y ese tramo en concreto pasó al segundo lugar, adelantado por el que une Taboada y Chantada mediante la N-540. Si durante el 2015 la intensidad media diaria en la salida de Monforte por la N-120 dirección Ourense era de 4.576 vehículos, en el 2016 bajó un 12%, hasta los 4.023.

También registraron descensos en la intensidad de la circulación los medidores instalados en otros puntos próximos de la N-120, como el que está cerca del cruce con la carretera de Castro Caldelas, también en Monforte, y el de A Pobra do Brollón. Del bajón solo se salvó el tramo de Montefurado, que en el 2016 fue más utilizado que el año anterior.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La vieja N-540 resiste ante el corredor