Al incendio de O Courel, que sigue activo, se suman otros dos en Chantada y Pantón

El fuego ha rebrotado con fuerza a primera hora de la tarde en la parroquia de Meiraos

Rebrota el incendio que quemó más de 150 hectáreas en O Courel Una brigada intentó controlar las llamas que empezaron a surgir de nuevo, pero tuvo que retroceder a toda prisa porque el fuego quemó sus mangueras

Un incendio forestal que se declaró poco antes de las siete y media de la mañana de ayer en la parroquia de Meiraos -en la imagen sobre estas líneas-, perteneciente al municipio de Folgoso do Courel, permaneció activo durante toda la noche y todavía no ha sido controlado. Según informó por la malana la la Consellería de Medio Rural, el fuego estaba perimetrado y había dejado de extenderse.No obstante, a primera hora de la tarde ha rebrotado con fuerza en uno de sus flancos, llegando incluso a quemar algunas mangueras de los servicios de extinción. También a primera hora de la tarde se ha declarado otros dos incendio forestales en la parroquias de Santiago de Cangas, en el municipio de Pantón, y de Esmeriz, en Chantada. Por ahora no se conocen datos sobre la superficie afectada ni sobre los medios que trabajan en la extinción.

Las últimas estimaciones apuntan a que el incendio de O Courel ha quemado una superficie de unas 150 hectáreas. El siniestro fue adquiriendo mayores dimensiones a medida que avanzaba la jornada de ayer. Por la mañana, las primeras estimaciones de la Consellería de Medio Rural cifraban entre cinco y ocho hectáreas la superficie afectada por el fuego. A media tarde, otra estimación hablaba de más de veinte hectáreas. Los últimos datos difundidos por el referido organismo al final del día indicaban que el terreno quemado superaba ya el centenar de hectáreas, pero no precisaban todavía qué parte de esta superficie podía corresponder a áreas arboladas o a monte bajo.

Durante la jornada, los equipos de extinción que se encargaron de combatir el incendio se fueron reforzando a medida que avanzaba el fuego. Desde que comenzó el incendio se movilizaron en total veinticinco brigadas, cuatro agentes y un técnico, junto con diez motobombas, siete helicópteros, dos aviones y tres palas excavadoras.

Después de que la caída de la noche obligase a interrumpir el uso de los medios áereos, en el área afectada por el incendio siguieron funcionando las mencionadas palas. Según fuentes municipales, la intención de los responsables del operativo era continuar trabajando durante la noche para rodear totalmente de cortafuegos el terreno incendiado e impedir que continuasen avanzando las llamas. A esas horas -añaden- la intensidad del incendio ya había decrecido mucho.

Temor de los vecinos

Desde el gobierno local de Folgoso do Courel, por otro lado, señalan que los vecinos temieron en algunos momentos que el fuego se acercase a las localidades de Mercurín y Miraz, pero los equipos de exinción lograron atajarlo antes de que eso llegase a suceder. Los responsables municipales apuntan además que en cierto momento de la tarde el incendio estuvo a punto de quedar controlado, pero después su cabeza siguió avanzando debido probablemente al efecto del viento.

La parroquia de Meiraos ya sufrió anteriormente uno de los primeros incendios de este año en el sur lucense, que se produjo el 24 de enero. En esa ocasión el fuego fue detectado hacia las cuatro y media de la tarde y no quedó controlado hasta cinco horas después. La superficie quemada fue entonces de unas diez hectáreas. Por otra parte, la misma parroquia fue también escenario en el 2012 del mayor incendio que sufrió la sierra de O Courel en varios años. Fue a mediados de febrero, en un invierno particularmente seco. El siniestro duró varios días y se calcinaron unas 2.300 hectáreas.

El siniestro de ayer es uno de los tres más importantes que se han registrado en lo que va de año en el municipio de Folgoso do Courel. A finales de abril se produjo un incendio entre las localidades de Seoane y Parada que causó graves daños medioambientales al afectar a un bosque de rebolos -un tipo de roble- y arrasar diversas áreas de vegetación de ribera y monte bajo. En un principio el fuego avanzó hacia el bosque autóctono de la Devesa da Rogueira, el más célebre de la sierra, pero fue posible frenarlo antes de que se acercase a sus límites. Más tarde, a finales de agosto, se registró otro incendio que quemó una vasta extensión de terrenos en las proximidades de los núcleos de Noceda y Vilela, cerca del límite norte del territorio municipal.

Los referidos incendios, junto con el iniciado ayer, figuran también entre los más graves que se han producido a lo largo del año en el conjunto del sur lucense. El más importante en cuanto a extensión tuvo lugar en el municipio de Pantón a comienzos de agosto y calcinó cerca de 250 hectáreas. Le sigue otro que se registró entre el 22 y 23 de abril en la parroquia quiroguesa de Outeiro, que afectó a unas 180 hectáreas. El 24 del mismo mes ardieron 152 hectáreas en la parroquia de Trascastro, en el municipio de O Incio. Por otro lado, un incendio arrasó el 19 de julio unas 125 hectáreas de bosque y monte raso en el municipio de Ribas de Sil. 

Votación
2 votos
Comentarios

Al incendio de O Courel, que sigue activo, se suman otros dos en Chantada y Pantón