Manuel Varela ve posibilidades de transformar el Convento en albergue

Espera que los dueños consigan venderlo a alguien capaz de realizar el proyecto

.

chantada / la voz

Los dueños del edificio del antiguo monasterio de San Salvador de Asma han entablado contactos con compradores interesados en hacerse con el inmueble. Y al menos alguno de los que han mostrado interés tiene en estudio su transformación en albergue para peregrinos. No lo dicen los propietarios, que guardan silencio total desde que hace quince años se hicieron con este monumento de mil años de antigüedad, sino el alcalde de Chantada. Interpelado por la oposición municipal, Manuel Varela tuvo que explicar esta semana en un pleno municipal las gestiones que ha llevado a cabo este verano para aclarar el futuro de este histórico edificio.

El concejal de Por Chantada, Antón Fente, reclamaba al equipo de gobierno que negociase con los dueños del Convento y que al mismo tiempo se pusiese en contacto con la Xunta y el gobierno central para pedirles que asuman el coste de la compra de este edificio. Fente sugería además una reflexión colectiva sobre qué uso darle si finalmente pasa a ser una propiedad pública.

La propuesta de Fente fue aprobada por la corporación, pero después de que el grupo de gobierno propusiese modificaciones sobre el texto original. «A nós -explicaba el alcalde después del pleno- parécenos máis axeitado de que algún inversor privado se faga cargo do mosteiro e o destine a albergue, e hai boas perspectivas nese sentido».

En la conversación que mantuvo en su momento con un integrante de la familia de Rodeiro propietaria del edificio, Manuel Varela le pidió que en caso de que alcancen un acuerdo con algún comprador privado, avisen al Ayuntamiento antes de consumar la venta. «Chegado ese caso e se os informes técnicos din que se pode facer, igual o Concello lles fai unha oferta», explica el alcalde.

Representantes de los dueños aseguran que hay contactos con compradores

Votación
4 votos
Comentarios

Manuel Varela ve posibilidades de transformar el Convento en albergue