O Courel y Os Ancares, un futuro hogar del oso pardo

Francisco Albo
francisco albo QUIROGA / LA VOZ

LEMOS

VITORINO REGUEIRO

Los expertos dan por seguro que en los próximos años habrá una población permanente en las sierras lucenses

11 jun 2017 . Actualizado a las 12:14 h.

El nuevo proyecto de conservación del oso pardo que se pondrá en marcha este mes en las sierras de O Courel y Os Ancares -financiado por el plan europeo Life- todavía no se conoce en detalle. La Consellería de Medio Ambiente explicará algo más adelante cómo se llevarán a cabo las actuaciones previstas en el programa. La Fundación Oso Pardo, que se encargará de coordinar la iniciativa, tiene muy claro que estos territorios no tardarán mucho tiempo en convertirse en áreas de cría de la especie y señala que el plan tiene por objetivo preparar el terreno antes de que eso ocurra mediante diversas actuaciones que se desarrollarán durante tres años y medio.

El presidente de la fundación, Guillermo Palomero, dice que «no hay que dudar de que en unos años habrá osas criando oseznos en Os Ancares y O Courel, porque eso es lo más esperable si se considera el ritmo de crecimiento que tiene hoy la población osera de la zona cantábrica occidental». En este territorio repartido entre Asturias y León -explica- hay actualmente más de doscientos ejemplares, entre los que se cuentan cada vez más osas con crías. «Algunas de ellas viven en la parte leonesa de Os Ancares, muy cerca del límite de Galicia, así que solo es cuestión de tiempo», agrega.

Los osos jóvenes que en los últimos años han estado recorriendo de forma esporádica las montañas lucenses, según Palomero, son solo una avanzadilla en un proceso de expansión que ya se ha registrado en otros territorios. «Los machos juveniles se mueven fuera de la zona donde nacieron mucho más que las hembras, que se quedan más tiempo viviendo con las madres -señala-, pero en algún momento una hembra se acomodará en Galicia para criar a sus oseznos y después vendrán otras».