Belarmino Fernández, un empresario de Sober que hizo historia en Brasil

El hostelero, fallecido en São Paulo, será enterrado en su parroquia natal de Rosende


MONFORTE / LA VOZ

El empresario Belarmino Fernández Iglesias, natural de la parroquia soberina de Rosende, murió en la madrugada de ayer en el hospital Albert Einstein de la ciudad brasileña de São Paulo, donde estaba internado. El velatorio se celebró en el referido centro. Según el Ayuntamiento de Sober, la familia del fallecido tiene intención de trasladar el cuerpo para darle sepultura en su parroquia natal, pero aún no se sabe con certeza la fecha en la que se llevará a cabo el entierro.

El alcalde Luis Fernández Guitián expresó su pésame para la familia y los amigos del fallecido, al que calificó como un «un emprendedor nato», a la vez que agradeció el hecho de que fundase en Rosende una escuela de hostelería. «Estamos moi orgullosos de todo o que este veciño fixo polo noso Concello e estarémoslle eternamente agradecidos. É unha grande perda para o noso municipio», añadió el alcalde.

Eco en la prensa brasileña

El fallecimiento de Belarmino Fernández tuvo eco en la prensa del Brasil, donde era una personalidad ampliamente conocida. La edición digital de São Paulo de la revista Veja lo definió como «figura de proa de la gastronomía nacional» y señaló que «levantó un imperio gastronómico de la nada». La misma publicación comentó que Fernández «fue uno de los hombres que enseñaron al paulistano a apreciar las carnes de calidad».

Nacido en 1931, emigró al Brasil con solo veinte años. Según explicó él mismo en una entrevista publicada en este diario en agosto de 1993, a esa edad sus padres pretendían que ingresase en Renfe, pero ese trabajo no le atraía. Pensó también en matricularse en un seminario, pero una conversación con el cura de la parroquia le convenció de que la carrera eclesiástica no era lo suyo. Como muchos otros jóvenes gallegos de esa época, optó entonces por la emigración y viajó al país sudamericano en el barco Cabo de Hornos sin apenas dinero. Con la ayuda de otros emigrantes, encontró trabajo como lavaplatos en un modesto restaurante de São Paulo. Después se empleó en la churrasquería Cabana, un conocido establecimiento en el que consiguió el puesto de jefe de comedor al cabo de ocho meses. En 1957 empezó a trabajar en la churrasquería Rubaiyat -situada en la calle Vieira de Carvalho, en el centro de la ciudad-, llegando a un acuerdo con los dueños del establecimiento por el que se hizo con el 10% de la sociedad. Al cabo de cinco años, recurriendo a préstamos, logró convertirse en el único propietario del negocio.

Otras empresas

Este restaurante fue la base de un conjunto de empresas que acabó adquiriendo grandes dimensiones con los años. En diversos viajes que realizó a Argentina, Fernández se documentó en técnicas de crianza de reses y de preparación de carnes que entonces eran poco conocidas en Brasil. En 1968 adquirió una hacienda en el estado de Mato Grosso do Sul en la que crió ganado para abastecer sus establecimientos. Además de abrir restaurantes en diversas ciudades brasileñas, extendió sus negocios a Buenos Aires, Chile y México. En el 2006 inauguró en Madrid un restaurante, en un acto al que asistió el expresidente del Gobierno Felipe González. Uno de los negocios de su grupo, el Figueira Rubaiyat de São Paulo, figura entre los restaurantes más célebres del Brasil y apareció incluso en un episodio de la conocida serie de animación Los Simpson.

El fallecido empresario, que mantuvo siempre una estrecha relación con su municipio natal, deja tres hijos y siete nietos.

Una escuela de hostelería que cumple veinte años

La huella más notable que ha dejado el fallecido empresario soberino en la comarca de Lemos es la escuela de hostelería de Rosende, inaugurada en 1997 en el edficio del pazo de Ribas. El centro es gestionado por la Fundación Belarmino Fernández, constituida en febrero del año anterior. Al año siguiente de su apertura, el fundador expresaba su deseo de que llegase a ser «una de las más importantes de España». Asimismo, señalaba que la había planeado con la idea de que tuviese cada año un número limitado de alumnos, ya que a su juicio la masificación es incompatible con la calidad de la enseñanza. Con esta iniciativa pretendía dar a los jóvenes de la comarca y de Galicia una oportunidad de formación que él no pudo tener en su día

La escuela es la única de este tipo existente en el sur lucense y desde su creación ha funcionado de forma ininterrumpida, proporcionando a numerosos alumnos formación profesional en dos ciclos de grado medio, correspondientes a las especialidades de cocina y gastronomía y servicios de restauración. El centro también acoge con frecuencia actividades divulgativas en los campos de la gastronomía y el turismo, organizadas conjuntamente con el Consello Regulador de Agricultura Ecolóxica de Galicia y con otras entidades.

Desde la apertura de la escuela, Belarmino Fernández estuvo siguiendo de cerca su actividad, ya que acostumbraba a realizar cada año largas estancias en Galicia. El empresario también promovió la creación de un centro social en la parroquia de Rosende en los años 90.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Belarmino Fernández, un empresario de Sober que hizo historia en Brasil