El Gobierno destina en Lugo un 77% menos de dinero a conservar carreteras que hace 10 años

En el 2008 se presupuestaron 32,6 millones para conservación y seguridad vial, y para el 2017 hay 8,7


lugo / la voz

Que las carreteras nacionales en la provincia están mal lo saben a diario los miles de conductores que circulan por ellas. La caída drástica en inversión en el Ministerio de Fomento, decida por el Gobierno en los últimos años para cumplir el déficit público, deja huella en las 13 vías de titularidad estatal que recorren la provincia. Si se analiza la tabla adjunta, se recogen los datos que el proyecto de Presupuestos del Estado otorgó tanto para conservación como seguridad vial en la provincia de Lugo. De esta manera, si en el 2008, justo en el umbral del inicio de la crisis, el Estado presupuestaba 32,6 millones de euros, para este 2017 la cifra es de 8,7, lo que supone una caída del 77%. Además, para los siguientes ejercicios sigue bajando la cifra (salvo para el 2018).

El propio Gobierno reconoce esta situación de caída en el gasto público en carreteras en una respuesta a una pregunta de la diputada socialista por Lugo, Margarita Pérez, quien demandaba datos sobre la inversión en materia de mejora de asfalto en la red de carreteras del Estado entre los años 2011 y 2016, el período que gobierna del PP en Madrid. Las cifras que aporta el Gobierno son las obligaciones reconocidas con cargo al programa de conservación y explotación de carreteras y las cantidades hablan por sí solas: 22,2 millones de euros en el 2011; 17,8 millones en el 2012; 16 millones en el 2013; 13,5 millones en el 2014; 10,9 millones en el 2015; y repunte en el 2016 con 22,8 millones.

Para este año, el Gobierno destina 6,28 millones para la conservación de las carreteras y 1,89 para actuaciones de seguridad vial. Además, se pueden añadir la rehabilitación del firme que acomete en la N-640 (Paraxes-Lugo), por valor de 4,68 millones; y de la N-642 (Burela-Foz), por 2,1 millones de euros. Además, tiene presupuestado 1,1 millones para la rehabilitación superficial de la A-6 entre los kilómetros 467-480 (O Corgo-Baralla) y 411-420 (en el Bierzo). Esta última partida ya estaba presupuestada en años anteriores pero no se ejecutó al entrar en problemas económicos la empresa adjudicataria. También se recupera para este año dinero ya comprometido en el 2016 para hacer pasos subterráneos en la N-547 para evitar atropellos de peregrinos.

Parece poco dinero para atender las graves deficiencias que hay en tramos de la A-6 (Becerreá), N-547 (Palas), N-540 (Chantada y Carballedo) o la N-VI (O Corgo y Outeiro).

O Corgo, un pueblo que pide un poco de asfalto en vez de baches

Los vecinos y los empresarios de O Corgo llevan al menos tres años luchando para que Fomento atienda a sus reivindicaciones para mejorar el asfalto y la seguridad vial en la N-VI, entre la rotonda de Nadela y la rotonda de Gomeán. Llevan recogidas más de mil firmas de vecinos del municipio, a las que hay que sumar 110 firmas de empresarios de O Corgo que reclaman la mejora de la carretera. Hace meses se aprobó en el Concello una moción, por unanimidad, para demandar a Fomento que arregle la vía.

Y es que los baches y socavones, los parches, la falta de aceras, la ausencia de alumbrado por las noches, la dificultad para circular por el carril por el mal pintado (en Laxosa es evidente), los cruces peligrosos de vías locales y provinciales, la ausencia de rotondas que mejoren la seguridad vial o el lío de señales de circulación que se contradicen, convierten a este trazado de apenas once kilómetros en una tortura para sus casi cinco mil conductores diarios (4.725 por Laxosa).

Miguel Ángel Corredoira, presidente de la asociación Laxe Blanca de O Corgo y directivo de la federación de vecinos de Lugo, es el portavoz de los indignados por esta vial olvidado por el Gobierno. Cuando terminen la campaña de recogida de firmas, tienen previsto enviarlas al Ministerio de Fomento y pedirán una entrevista con el director general de Carreteras. El PSOE, a través de su diputada en el Congreso, ya ha trasladado en varias ocasiones al Gobierno las quejas de los vecinos, sin recibir respuesta positiva.

Solo un tercio de los carriles son de autovía

De los 755,64 kilómetros de carreteras nacionales en la provincia de Lugo, 238,26 pertenecen a trazados de autovía, frente a 11,10 kilómetros de vías multicarril (como la LU-11 que une Nadela con A Tolda) y 506,28 de carreteras convencionales, donde en gran parte las limitaciones de velocidad son inferiores a 100 por hora. En los últimos años, el Gobierno ha traspasado las competencias de algunas travesías a los concellos. Se espera que dentro de una década se aumenten los kilómetros de carreteras nacionales con el finde la A-54 hacia Melide, el trazado de la A-56 hasta el límite con Ourense, el intercambiador de Guntín, la A-76 por Lemos o la A-74 por A Mariña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Gobierno destina en Lugo un 77% menos de dinero a conservar carreteras que hace 10 años