Guitián solicita la zona de emergencia para Sober tras recibir a los cosecheros

Otras zonas exigen tras las heladas las mismas ayudas de la granizada en Doade


monforte / la voz

La granizada que dañó los viñedos en la ribera de Doade en los prolegómenos de la última vendimia vuelve a ser noticia. No por el retraso en el pago de las ayudas comprometidas por la Xunta, que fueron entregadas por fin a los afectados el pasado mes de febrero. Los viticultores que sufrieron pérdidas por las últimas heladas echan mano de ese precedente para exigir a la Consellería de Medio Rural el pago de indemnizaciones por la merma en la producción.

Medio Rural no está por la labor de dar ayudas por kilo de uva perdido como consecuencia de las heladas. Así lo dejó caer la conselleira, Ángeles Vázquez, en su última visita a las zonas afectadas en la comarca ourensana de Monterrei. La consellería aboga por otro tipo de contrapartidas, como créditos blandos o subvenciones para gastos de poda y replantación de viñas. En Marea y el BNG, por el contrario, anunciaron su intención de reclamar la concesión de compensaciones directas a los viticultores.

En esa misma línea se posiciona Unións Agrarias, que pone el ejemplo de Doade en las asambleas que celebra en otras zonas afectadas. «Queremos o mesmo trato que a Ribeira Sacra o ano pasado», dijo el portavoz de la organización agraria en Valdeorras en la última reunión que convocaron allí. Según este sindicato, la magnitud de los daños por las heladas deja sin excusas a la Xunta para abrir una línea de ayudas similar a la que sirvió de respuesta a la fuerte granizada del pasado verano en Doade.

Quiroga, Pantón y Sober, los tres municipios más afectados por las heladas en la Ribeira Sacra, acordaron solicitar al Gobierno central la declaración de zona de emergencia. Por acuerdo unánime de las respectivas corporaciones, en los dos primeros casos, y por decreto de la alcaldía, en Sober. Luis Fernández Guitián, alcalde de ese último municipio, firmó ayer la resolución poco después de reunirse en el consistorio con viticultores de las zonas afectadas.

Las heladas en toda la ribera del Cabe, en la que se encuentran los viñedos de Rosende, Anllo, Vilaescura y Canaval. Pero también tuvieron una importante incidencia en la zona del Sil, en puntos de Doade, Amandi, Lobios, Pinol y Santiorxo. Guitián señaló ayer que, tras las primeras evaluaciones de daños, se puede afirmar que en algunos casos «a perda será do cen por cen da colleita». El Ayuntamiento se pone a disposición de los técnicos de la consellería para que puedan comprobar los daños, y ofrece su colaboración a los viticultores en la tramitación de las posibles ayudas.

Presencia en Fenavin

Por otra parte, cuatro bodegas del municipio de Sober, acogidas a la subzona de Amandi, participrán entre los días 9 y 11 de mayo en Ciudad Real en la Feria Nacional del Vino (Fenavin), en la que estará presente el consejo regulador de Ribeira Sacra dentro del espacio institucional de la Xunta de Galicia. Asistirán concretamante Rectoral de Amandi, Regina Viarum, Adega Guímaro y Adega O Tear.

Otras dos subzonas de la denominación de origen estarán presentes en Fenavin. De Ribeiras do Sil-Ourense acuden a la feria Ponte da Boga, Dominio do Bibei y Ronsel do Sil, y de Ribeiras do Miño Karma do Sil y la SAT Virxe dos Remedios. El consejo regulador destaca que se trata de la principal cita dentro del sector vitivinícola español.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Guitián solicita la zona de emergencia para Sober tras recibir a los cosecheros