El reparto de fuerzas en el consejo regulador abre un pulso electoral

Unións Agrarias critica la representación de los viticultores y anuncia un recurso contra la convocatoria


MONFORTE / la voz

Unións Agrarias prepara un contencioso-administrativo contra la orden de Medio Rural por la que se convocan elecciones a los consejos reguladores. El sindicato encargó la elaboración del recurso a sus servicios jurídicos, después de que la consellería desestimase sus alegaciones al borrador de la norma electoral. En el caso concreto de Ribeira Sacra, exigía cambios en las pautas para el reparto de vocales de los viticultores. «Non so vulnera os principios básicos, senón que resulta un intento esperpéntico de privatizar e entregar ás adegas o control total da denominación de orixe», sostiene Xosé Ramón González, responsable de agricultura de esa organización sindical.

La normativa que rige la convocatoria electoral contempla en Ribeira Sacra un equilibrio de fuerzas entre bodegas y viticultores. Cada uno de estos censos elige a seis de los doce vocales del consejo regulador. Pero Unións Agrarias cree que, en la práctica, la representación de los viticultores está copada por bodegueros que al tener viñedo propio pueden presentarse indistintamente en un censo u otro.

Representación solo teórica

«As adegas xogan un papel esencial na denominación de orixe, iso ninguén o discute. Pero penso que tamén estaremos de acordo en que sen viticultores a Ribeira Sacra desaparece. Nestes momentos o punto de vista do viticultor non está debidamente representado no consello», opina Mariano López Nieves, secretario comarcal de Unións Agrarias en el sur lucense.

De los seis representantes de los viticultores en el actual consejo regulador, tres tienen al mismo tiempo la condición de bodegueros. Se trata de Pedro Rodríguez (Adega Guímaro), Juan Carlos Varela (Virxe dos Remedios) y Víctor Rodríguez (Val da Lenda). Los tres restantes son José María Gómez Tojeiro, Carlos Losada y Manuel Casanova. Este último representa al colectivo de viticultores que aunque no comercializan uva están inscritos y pagan las cuotas de la denominación de origen.

Los productores que no venden uva tienen derecho a una vocalía. Otros dos vocales se eligen dentro de un subcenso electoral que aglutina a los propietarios de las mayores superficies de viñedo, en el que son mayoría los bodegueros. Los tres restantes serían para los viticultores que comercializan uva y que no poseen grandes explotaciones.

Si el recurso que preparan no altera los plazos de la convocatoria electoral, Unións Agrarias podría presentarse en el censo de viticultores. «Se imos será con afán construtivo. Somos os primeiros en recoñecer o traballo destes anos, pero non pode ser que haxa viticultores que cobren a uva na vendima seguinte», dice López Nieves.

El consenso entre las bodegas para elegir a sus representantes se da por hecho

Unións Agrarias es por el momento el único sindicato agrario que se posiciona claramente con vistas a la renovación del consejo regulador de Ribeira Sacra. En el censo de bodegas, todo indica que habrá consenso previo para la elección de vocales. En el caso de los viticultores, mucho más numerosos, los pactos se presentan algo más complejos. Y es ahí donde este sindicato podría reclamar su cuota de representación. «Hai que preservar a viticultura con estabilidade nos prezos da uva, pero tamén garantindo uns prazos axeitados para que as adegas a paguen», apunta Mariano López Nieves.

El consenso previo fue la tónica dominante en los procesos de renovación del consejo regulador celebrados hasta la fecha. En veinticinco años de trayectoria de la denominación de origen, solo una vez resultó necesario recurrir a las votaciones. Quizás por ello, la nueva convocatoria electoral fue recibida con tibieza por las organizaciones agrarias. El Sindicato Labrego Galego no valoró todavía la posibilidad de concurrir. Tampoco tiene nada decidido la Asociación Agraria de Galicia, que cubre el vacío del desaparecido sindicato Xóvenes Agricultores.

Sin necesidad de votar

Un acuerdo previo haría de nuevo innecesarias las votaciones y facilitaría la continuidad de José Manuel Rodríguez al frente del consejo regulador que parecen demandar la mayoría de las bodegas. La incógnita se despejará en todo caso el próximo dos de junio, cuando la junta electoral cierre el plazo de presentación de candidaturas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El reparto de fuerzas en el consejo regulador abre un pulso electoral