A pie desde Leixazós, adonde no entran «ni carro, ni Dios»

carlos rueda / francisco albo MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Una ruta por el pliegue de Campodola , en Quiroga, será uno de los atractivos del futuro geoparque

16 jun 2017 . Actualizado a las 20:13 h.

Desde quiroga

Hay que salir de la capital del municipio por la carretera LU-651, que lleva a Folgoso do Courel. En el kilómetro 10,5 hay un desvío hacia Leixazós, situada a 1,3 kilómetros

El pasado año, el Ayuntamiento de Quiroga acondicionó y homologó oficialmente una ruta de senderismo que discurre al pie del plegamiento geológico de Campodola, declarado monumento natural por la Xunta hace ahora cinco años. El mes próximo y en otoño -en fechas aún por determinar- se organizarán recorridos guiados para promover este itinerario, que se pretende que sea uno de los principales atractivos del geoparque que proyectan crear los tres municipios de la comarca quiroguesa. Al gran valor del itinerario desde el punto de vista científico -el paraje está catalogado desde 1983 como punto de relevancia geológica internacional- se suma su especial interés paisajístico, etnográfico y arqueológico.

La ruta sigue el trazado de un antiguo camino que unía las aldeas de Leixazós y Campodola con Campos de Vila y la capital del municipio. Tiene una longitud de 6,6 kilómetros y presenta una dificultad entre media y baja. El recorrido empieza en Leixazós, que se encuentra en el fondo del estrecho valle del río Ferreiriño, en un lugar que en tiempos era poco accesible. «En Leixazós non entra carro nin Dios», reza un dicho que recogió el escritor Ánxel Fole. El aislamiento al que estuvo sometida la aldea hizo que sufriese un fuerte declive demográfico. Hoy solo cuenta con dos casas habitadas.