Nueva presentación para el Crismón de Quiroga a los 130 años de su hallazgo

Francisco Albo
fRANCISCO ALBO QUIROGA / LA VOZ

LEMOS

ALBERTO LÓPEZ

El Museo Diocesano volverá a mostrar al público la pieza en unas condiciones que se diseñaron con gran detenimiento

11 mar 2017 . Actualizado a las 22:38 h.

Este año se cumple el 130 aniversario del hallazgo del Crismón de Quiroga, una de las piezas más singulares de arte paleocristiano de Galicia y de toda Europa. Coincidiendo con ello, el Museo Diocesano de la catedral de Lugo -donde se guarda la valiosa pieza desde 1925- se prepara para mostrarla de nuevo al público en unas condiciones que se pretende que sean considerablemente mejores que antes. El crismón podrá verse de nuevo cuando reabra el museo tras un cierre prolongado, debido a unas intensas obras de reforma y reorganización. Los responsables cuentan tenerlo ya abierto para la festividad de Corpus Christi, el 15 de junio, aunque la fecha de reapertura aún no se ha fijado.

El delegado de patrimonio histórico del obispado, César Carnero, señala que la nueva presentación museística del crismón se ha estudiado de forma minuciosa. En un principio se barajó exhibirlo en posición horizontal, ya que algunos especialistas opinan que pudo servir como mesa para depositar el pan y el vino en la liturgia. Así pensaba el arqueólogo alemán Helmut Schlunk, que lo descubrió en 1887 en la iglesia de la parroquia de A Ermida. «Pero esa hipótesis no es compartida por todos, así que al final se optó por no colocarlo horizontalmente», dice Carnero.

También se descartó situarlo en posición vertical y adosado a una pared, tal como estuvo durante muchos años en diversos rincones del museo. Para ello -señala Carnero- es necesario sujetarlo con anclajes metálicos que ocultan pequeñas partes del disco de mármol y lo que se quiere es que pueda contemplarse de forma íntegra.