Mayores sin residencia, residencias sin mayores

La Diputación gastó 8,6 millones en 5 centros que no puede abrir y comprometió 23 millones


lugo / la voz

Lugo tiene una población muy envejecida y la tendencia demográfica señala que irá en aumento. En el 2010 el gobierno de la Diputación que presidía José Ramón Gómez Besteiro comenzó con una idea pionera entre las diputaciones gallegas, disponer de una red de residencias. Lo hacía, señalaba, ante la falta de creación de nuevas plazas públicas por parte de la Xunta. Siete años después, ya hay cinco centros terminados pero sin los permisos legales de la Xunta, después de que se hayan gastado 8,6 millones de euros. La Diputación tiene comprometidos en las 14 residencias proyectadas hasta 23 millones.

El debate político y de modelo de gestión oculta una realidad tan verdadera como que Lugo tiene un 30% de población de más de 65 años: ¿Quién financia las residencias ya acabadas? La media de gasto de estancia de una persona dependiente ronda entre los 1.200 y los 1.500 euros al mes, mientras que la media de las pensiones en la provincia ronda los 600 euros, aunque un gran porcentaje, especialmente mujeres viudas, no supera los 300 euros. ¿Quién paga la diferencia?

Hay quien indica que esas cuentas se tenían que haber echado antes de ponerse a levantar edificios cuyo presupuesto medio ronda los 1,5 millones y que después deberían de tener equipamientos, personal y mantenimiento. La Diputación lo fio a que la Xunta acabase apoyando la red con convenios. Un caso similar está ocurriendo en las residencias municipales que se construyeron en A Mariña, donde no está claro quién y cómo se gestionarán. A nadie se le escapa que desde el 2010 al 2017 se sucedieron numerosos recortes en las administraciones locales, impuestos desde Bruselas y Madrid, con lo que «nestes tempos de crise, un xeriátrico non é unha gardería», como reconocía hace poco un alcalde lucense.

Desde la Diputación señalan que para ellos es innegociable que si el dinero salió de los impuestos de los lucenses, las residencias deben ser ocupadas por los vecinos del municipio o de concellos limítrofes. Pero también son conscientes de que en solitario, son inviables, ya que la gestión directa supondría contar con personal propio y aumento de los gastos corrientes. Los concellos tampoco tienen recursos y fondos para sostener residencias pensadas para al menos 50 personas, 30 de ellas dependientes.

Desde la Xunta ya han señalado que están dispuestos a colaborar, pero recuerdan que son necesarios unos trámites legales que en estos momentos las cinco residencias terminadas no tienen, uno de ellos el Permiso de Inicio de Actividade (PIA). Además, señalan que existen informes técnicos que apuntan a que en algunos centros hay deficiencias que se tienen que corregir para tener el permiso de actividad.

La Diputación podría estudiar la posibilidad de ceder en concesión las residencias para que se gestionasen de forma indirecta por empresas interesadas, aunque el control seguiría siendo del organismo provincial. Un sistema parecido al que se usará en el centro de recría de Gayoso Castro.

 

El estado actual de los 14 centros comprometidos

La Diputación proyectó un modelo de 14 residencias. Este es el estado actual. A Fonsagrada: Acabada y a la espera de PIA de la Xunta. La Diputación aportó 2,2 millones. Castroverde. Acabada. 1,5 millones y a la espera de PIA. Pol: Construida y con el equipamiento contratado. 1,5 millones. Desde hace tres meses espera el PIA. Trabada: Construida y con equipos contratados. 1,5 millones. Desde hace cuatro meses espera por PIA. Pedrafita: Interior acabado. Contratados los equipos. 1,5 millones. Becerreá: Será comarcal y la Diputación aporta 5 millones. Tendrá 96 plazas y 40 de día. Comenzaron los trabajos de derribo de la escuela hogar. Ribas de Sil: 1,5 millones, a punto de acabar las obras. Navia de Suarna: 1,5 millones, las obras se contratarán este invierno. Guitiriz: 1,5 millones. Pendiente de cambio en el PXOM. Meira: 1,5 millones. Pendiente de proyecto para contratar las obras. O Saviñao: 1,5 millones. Pendiente de proyecto. A Pobra do Brollón: 1,2 millones. En estudio su ubicación. Folgoso y Portomarín: 1 millón y a la espera de cesión de terrenos.

 

30% mayores de 65

20.000, más de 84 años

Los lucenses entre los 65 y los 84 años superan la media de España.

1.200 y 1.500 euros

Coste medio de una plaza

La pensión media de un lucense ronda los 600 euros. ¿Quién pagará la diferencia?

24 centros privados

75% de las residencias

De las 32 residencias de la provincia, 24 son privadas, seis públicas y dos municipales

3,5 por 100 hab.

Ratio baja de plazas

La OMS marca la ratio de 5 por cada 100 habitantes de más de 65 años. En España es de 4,5.

23 millones

Coste de obras red provincial

Para las 14 residencias. A mayores, mobiliario y personal. Los concellos ponen 200.000€

29 centros de día

13 son privados

Según la Xunta, 13 privados, 10 Consorcio Benestar, 4 de concellos y dos de la Xunta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Mayores sin residencia, residencias sin mayores