Defensores de los animales piden cambios en el sistema de recogida

Carlos Cortés
carlos cortés MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

roi fernández

«La comarca de Lemos es, de lejos, la peor atendida de toda la provincia», aseguran

14 feb 2017 . Actualizado a las 14:14 h.

Representantes de una nueva asociación de defensa de los animales tomarán la palabra en el pleno que se celebra en Monforte esta tarde para reivindicar mejoras en el sistema de recogida de animales en este municipio. Los promotores de este nuevo colectivo son los mismos que el año pasado trabajaban para poner en marcha una sociedad protectora de animales en la comarca de Lemos, que es, aseguran, «la que está peor atendida, de lejos, de toda la provincia».

Este colectivo, que se llama Amarcan y tiene ámbito comarcal, quedó recientemente inscrito en el registro oficial de asociaciones. En su nombre, intervendrá en el pleno Lorena González, que pedirá el respaldo de la corporación monfortina a un texto en el que denuncian carencias en el actual servicio. «No presentamos una propuesta cerrada -explica la portavoz de Amarcan-, sino que básicamente nos proponemos describir las deficiencias que tiene el Ayuntamiento de Monforte en materia de animales, domésticos o no».

A una hora de camino

Entre esas deficiencias, en la asociación mencionan el servicio de recogida adjudicado el año pasado a una empresa de Verín. No cuestionan su legalidad, pero sí su eficiencia. «Están en Verín y tienen una hora de camino hasta Monforte, así que a veces cuando llegan ya no encuentran al perro que venían a buscar». También tienen otro tipo de peros que ponerle. «Se dedican únicamente a perros abandonados, y dejan de lado el resto de los animales, lo que hace sospechar que para esa empresa se trata únicamente de un negocio», explica Lorena González. Esta asociación de defensores de los animales sostiene que el contrato firmado entre el refugio de animales de Xinzo de Limia y el Ayuntamiento de Monforte deja fuera otras problemáticas que merecerían atención, como las colonias de gatos callejeros o los animales de granja mantenidos en malas condiciones.