Ribeira Sacra recibe nueve hectáreas en el reparto de nuevos viñedos de este año

Las solicitudes no cubrieron el cupo de plantaciones que le correspondía en teoría


MONFORTE / LA VOZ

Las reglas del juego para la autorización de nuevas plantaciones de viñedo cambiaron este año. El anterior sistema de derechos ya es historia con las nuevas directrices comunitarias. Ahora se establece un cupo anual para cada denominación de origen, en función de la superficie de viñedo que tiene declarada. A Ribeira Sacra le corresponden teóricamente alrededor de doce nuevas hectáreas. Aunque puedan parecer poca cosa, en el 2016 ni siquiera se alcanza el tope fijado por el Ministerio de Agricultura para esta zona.

El reparto de autorizaciones fue realizado por la administración autonómica siguiendo las directrices del ministerio, que este año asignó entre las diferentes zonas vitícolas españolas 4.173 nuevas hectáreas de viñedo. Esta cifra supone un 0,44% del total de la superficie plantada a 31 de julio del 2015. Bruselas deja en manos de los estados la gestión de derechos, a condición de que no superen en un 1% la extensión de viñedo registrada hasta ese momento.

En Galicia se concedieron en total autorizaciones para 73,4 hectáreas, repartidas entre 157 de los viticultores cuyas solicitudes fueron aceptadas. El 90% de los nuevos derechos corresponden al ámbito de alguna de las cinco denominaciones de origen vitícolas gallegas. Las que más derechos recibieron son Rías Baixas (17,69 hectáreas), Monterrei  (16,77) y Valdeorras (15,66). La demanda de nueva superficie de viñedo fue bastante menor en Ribeira Sacra (9,01 hectáreas) y Ribeiro (7,63).

Crecimiento tutelado

El viñedo censado a 31 de julio será cada año la referencia para la asignación de derechos de plantación. Las autoridades comunitarias cerraron la puerta, al menos hasta el 2030, a la liberalización de las nuevas plantaciones que pedían los grandes operadores. El rechazo de las denominaciones históricas europeas y la existencia de excedentes de vino en muchas zonas movieron a Bruselas a apostar por un crecimiento tutelado.

Medio Rural recibió solicitudes de nuevas plantaciones para 152 hectáreas, aunque no todas las peticiones reunían las condiciones para optar al reparto. En la asignación de derechos se dio prioridad, según detalla la consellería, a los viticultores de menor edad, de acuerdo con el baremo elaborado por el ministerio. En el conjunto del Estado, las solicitudes triplicaron el cupo disponible para el 2016.

«Tendo en conta a dinámica do sector vitícola galego, as organizacións representativas do sector non fixeron ningunha recomendación de limitacións para as novas plantacións en Galicia neste primeiro reparto de autorizacións», señala la consellería.

Ribeira Sacra tiene registradas en la actualidad en torno a 1.200 hectáreas de viñedo, por lo que le corresponderían derechos para plantar un máximo de doce hectáreas anuales. Cuando se anunció el nuevo sistema de reparto de derechos, fueron muchos los bodegueros que tildaron de insuficiente ese cupo. «Hai marxe para medrar e necesidade de facelo. Fan falta uvas», señalaba entonces el vicepresidente del consejo regulador, Evaristo Rodríguez.

En el primer año de asignación de derechos, sin embargo, el cupo destinado a la Ribeira Sacra sobra para atender las solicitudes de plantación de viñedo.  La razón parece estar en las ampliaciones realizadas en los últimos años por las principales bodegas, que parecen haber cumplido sus objetivos para autoabastecerse de uva. Pese a las nuevas plantaciones de Rectoral, Ponte da Boga, Regina Viarum o Abadía  da Cova, la superficie de viñedo está actualmente por debajo del censo del 2012 debido al abandono de otras.

152

Nuevo viñedo en hectáreas solicitado en Galicia

Finalmente se concedieron autorizaciones para plantar 73,4 hectáreas de viñedo

Los viticultores de menos 41 años tienen preferencia sobre el resto

El punto de partida de la nueva política de Bruselas respecto a las plantaciones de viñedo es que solo deben autorizarse en función de la existencia de necesidades comerciales. Se trata así de evitar una saturación del mercado por el crecimiento incontrolado de la producción. Puestos a repartir los derechos, la nueva reglamentación concede prioridad a los solicitantes que no hayan cumplido los 41 años y que planten viñedo por vez primera. En el contexto demográfico de la Ribeira Sacra no es demasiado habitual encontrar viticultores de esa edad, pese a que sobre el papel el sector vinícola atraviesa un buen momento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ribeira Sacra recibe nueve hectáreas en el reparto de nuevos viñedos de este año