Diez minutos de subida al monte para hablar por teléfono

Xosé Ramón Penoucos Blanco
x. r. penoucos LUGO / LA VOZ

LEMOS

penoucos

La aldea de O Comeal sufre el aislamiento que aún está a la orden del día en muchos lugares de la montaña lucense

07 dic 2016 . Actualizado a las 10:31 h.

Los vecinos de la aldea de O Comeal, primer pueblo del Concello de Cervantes tras pasar los límites municipales de Pedrafita, rehabilitaron la decena de casas que integran el núcleo para disfrutar de su lugar natal durante sus vacaciones, ya que en el invierno el pueblo está deshabitado. El problema es que cada vez que acuden a la aldea en busca de tranquilidad la tienen en exceso ya que en todo el núcleo carecen de teléfonos fijos, cobertura de móviles e Internet y solo pueden ver los canales privados de televisión.

El problema es especialmente acuciante en verano cuando residen en la aldea cerca de medio centenar de personas, que están completamente aisladas del mundo. «Cuando queremos conectarnos a Internet o hablar por teléfono tenemos que subir al monte Teselín, lo que supone una caminata de unos 10 minutos para poder hablar con la familia», dice uno de los residentes ocasionales, Marcelino Crespo.

Lo que no se puede negar es que los afectados hicieran esfuerzos para contar, como mínimo, con telefonía fija. «Realizamos la solicitud tanto a la Organización de Consumidores y Usuarios como a la secretaría de estado de telecomunicaciones. La respuesta fue curiosa, teníamos que estar empadronados, algo que no podemos hacer para no perder los derechos que tenemos en nuestro lugar de residencia habitual», dijo Marcelino Crespo.