Quiroga y Xunqueira lideran la lista de morosos del consorcio de turismo de Ribeira Sacra

Siete municipios y el consejo regulador de Ribeira Sacra no están al día en las cuotas


MONFORTE

Siete ayuntamientos de la Ribeira Sacra, cuatro de ellos de la provincia de Lugo, se hacen los remolones a la hora de pagar las cuotas con las que financia su actividad el consorcio turístico. Del lado lucense, figuran en la lista de morosos, con una anualidad pendiente de pago, Chantada, A Pobra do Brollón y Portomarín. Quiroga, cuarto municipio en liza, adeuda tres años. En Ourense, los impagos corresponden a Esgos, Nogueira de Ramuín -donde está la sede administrativa de esta entidad- y Xunqueira de Espadanedo. Este último municipio no abona su cuota desde el 2011.

Algunos ayuntamientos confirmaron ayer al consorcio el pago inminente de las cantidades sin pagar. Fue coincidiendo con el pleno en el que se aprobó reclamar deudas de los asociados, por un importe total de 32.000 euros. Entre ellos está el consello regulador de la denominación de origen Ribeira Sacra, que todavía no abonó su cuota de 1.200 euros del pasado ejercicio.

De los municipios incluidos en la lista de morosos, Chantada es reincidente. Ahora debe 8.533 euros del 2015, pero con anterioridad figuraba junto con Carballedo, Taboada y Montederramo en otra lista de socios del consorcio que tuvieron que poner al día sus pagos pendientes en el 2013. En la última relación, Portomarín adeuda 1.624 euros del 2015 y Quiroga 3.595, 3.552 y 3.501 euros, respectivamente, de la cuota del consorcio correspondiente a los años 2013, 2014 y 2015.

En la Ribeira Sacra ourensana, Nogueira de Ramuín tiene por pagar todavía 2.198 euros del 2015. Esgos debe de ese año 1.216 euros y otros 1.208 del 2014. Las cuatro cotas no abonadas de Xunqueira de Espadañedo, por su parte, ascienden respectivamente a 914, 892, 862 y 863 euros, y corresponden a las anualidades entre 2012 y 2015.

Ni 400 vecinos

La actualización del IPC no tiene cabida en la revisión anual de las cuotas que pagan los veintiún ayuntamientos que integran el consorcio de turismo de la Ribeira Sacra. El criterio que se sigue es que cada municipio aporte un euro por habitante, lo que implica que las aportaciones vayan decreciendo en la inmensa mayoría de los casos. El cuadro para este año aprobado ayer revela la profunda crisis demográfica que sufre este territorio, especialmente sangrante del lado ourensano. Hay cuatro municipios en esa provincia que no llegan a pagar mil euros de asignación. El caso de A Teixeira, con 391 euros, resulta particularmente llamativo.

Para fijar las cuotas se utilizó como referencia el censo del INE del 2014. Cuando se apliquen los datos poblacionales del 2015, A Teixeira pagará al consorcio 378 euros. Además de los ayuntamientos y el consejo regulador, la asociación Ribeira Sacra Rural contribuye con 600 euros anuales al mantenimiento de la asociación turística, cuyo presupuesto ascendió en el 2014 -último ejercicio cerrado- a 370.000 euros. Este año se pedirá a la Diputación de Lugo que incremente su cuota en 5.000 euros, para pagar los 25.000 que abona la de Ourense. La Xunta comprometió 100.000 euros para el 2016.

Tomé dice que Expolemos es un edificio demasiado grande para albergar la sede de la asociación

El pleno del consorcio de la Ribeira Sacra celebrado ayer en Pantón aprobó la propuesta de su presidente y alcalde de Sober, Luis Fernández Guitián, sobre la modificación de los estatutos. El Ayuntamiento de Monforte pasa a convertirse en sede fiscal de la asociación de municipios, al ser el de mayor entidad poblacional. Se trata de un cambio impuesto por las nuevas directrices estatales sobre la racionalización de las administraciones públicas. Las cuentas del consorcio serán incorporadas, tras esta modificación, al presupuesto municipal de Monforte.

El consorcio mantiene, sin embargo, otras dos sedes. La de la presidencia, que estará en Sober, y otra de carácter administrativo, en el municipio ourensano de Nogueira de Ramuín. En este último Ayuntamiento desarrollan su actividad la secretaria y la gerente del consorcio.

El alcalde de Monforte, José Tomé, valoró positivamente el cambio introducido en los estatutos del consorcio. «O texto que se aprobou di que a capital da Ribeira Sacra é Monforte, así quedou por escrito», dijo Tomé a la salida del pleno.

Las sedes de presidencia y administrativa se mantienen en Sober y Nogueira de Ramuín solo de forma provisional. Pasarán a Monforte en el momento en que el Ayuntamiento ceda un espacio para el funcionamiento del consorcio. Tomé no planteó ninguna ubicación durante el pleno de ayer, a la espera de que la modificación de los estatutos sea oficial. «Primeiro hai que informar á Xunta e publicar o acordo», dijo el alcalde monfortino.

Está descartada, en todo caso, la ubicación de la sede del consorcio de turismo en el edificio Expolemos. Tomé considera que es más adecuado llevarla al casco urbano, en parte por que no son necesarias unas instalaciones de tanta amplitud. «Cun par de despachos e un local para almacén penso que resulta suficiente», precisó. El alcalde propuso al pleno, por otro lado, que la presidencia del consorcio fuese rotatoria, pero su iniciativa no tuvo apoyos suficientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Quiroga y Xunqueira lideran la lista de morosos del consorcio de turismo de Ribeira Sacra