Imágenes para ayudar a conservar la riqueza natural de O Courel

Las microrreservas de flora se suman al proyecto Fotografía y Biodiversidad


quiroga / la voz

El pasado 24 de octubre, la Asociación Galega de Custodia do Territorio (ACGT) organizó en O Courel una jornada divulgativa para dar a conocer las cuatro zonas naturales protegidas -denominadas microrreservas de flora-, que esta entidad creó recientemente en colaboración con las comunidades de montes de Visuña, Céramo y Moreda. La iniciativa tiene por objetivo favorecer la conservación de las comunidades vegetales características de las zonas calizas de la sierra.

La ACGT, asimismo, ha firmado un acuerdo con la asociación Fotografía y Biodiversidad cuyo objetivo es permitir que los aficionados a la fotografía de la naturaleza puedan contribuir al estudio y la divulgación del patrimonio natural de estas zonas protegidas. Según este convenio, los visitantes de las microrreservas podrán publicar en el portal Biodiversidad Virtual -gestionado por el referido colectivo- las fotografías de plantas y animales que tomen en estos espacios. De esta forma ayudarán a enriquecer el inventario de las especies propias de esas zonas.

Las microrreservas delimitadas dentro de este proyecto, que en conjunto abarcan una superficie de cerca de cinco hectáreas, se denominan respectivamente Afloramiento de Visuña, Alto da Pedra, Alto do Couto y Monte Cido. Al ser incluidas en el proyecto Biodiversidad Virtual, han pasado también a formar parte de un inventario de lugares de especial interés para la fotografía de la naturaleza -denominados puntos BV-, que están repartidos por dieciséis comunidades autonómas.

Una iniciativa que busca implicar a la sociedad

El convenio firmado entre la Asociación Galega de Custodia do Territorio y las comunidades de montes de O Courel -que cuenta con la financiación de Dirección Xeral de Conservación da Natureza- prevé realizar de forma periódica operaciones de mantenimiento en las microrreservas de flora. Estas áreas protegidas abarcan prados de terrenos calizos, un tipo tradicional de hábitat característico de la sierra que en las últimas décadas está siendo invadido por la maleza debido a que ya no sirven habitualmente como áreas de pasto. Para impedir que el avance de los matorrales haga desaparecer las plantas raras y amenazadas propias de estas zonas, se llevarán a cabo trabajos de limpieza.

El acuerdo que ha permitido la creación de estos espacios protegidos en la sierra de O Courel tendrá en principio una duración de quince años. La AGCT confía en que estas microrreservas sean reconocidas como figuras de protección en la nueva ley de conservación de naturaleza de la Xunta, ya que hasta ahora no gozan de reconocimiento oficial en la Galicia, aunque sí lo tienen en otras comunidades.

Colaboración vecinal

En el proyecto de creación de las microrreservas naturales colaboran diversos especialistas en la conservación de flora y fauna amenazadas, que ayudaron a identificar las zonas de mayor interés medioambiental. Pero la iniciativa pretende también hacer hincapié en uno de los principales criterios que guían las actuaciones de la AGCT, que consiste en implicar a la sociedad civil en la conservación del patrimonio natural. El colectivo concede por ello gran importancia al hecho de que la creación de las microrreservas de O Courel se haya llevado a cabo en colaboración con las comunidades de montes. Los responsasables de la asociación consideran que esta colaboración es necesaria para complementar los recursos públicos y para reforzar la protección de territorios que quedan fuera de los parques naturales y otras áreas protegidas.

Valores de las áreas protegidas

Según la ACGT, estos son los principales valores naturales de los cuatro espacios protegidos, entre los que resaltan especialmente las poblaciones de orquídeas silvestres.

Orquídeas. En estas zonas se encuentran nueve variedades de orquídeas, entre las que sobresale la Dactylorhiza cantabrica, una especie endémica de la sierra

cuyas flores pueden presentar una tonalidad amarilla o rosada. En las microrreservas crecen además varias especies sumamente raras en Galicia, como son la Dactylorhiza insularis, la Orchis ustulata, la Coeloglossum viride, la Neotinea maculata y la Gymnadenia conopsea. Asimismo, el área cuenta con otras variedades menos escasas, pero también de gran interés, como la Orchis mascula, la Orchis provincialis y la Aceras anthropophorum.

Otras plantas. En las zonas protegidas también crecen varias plantas de otro tipo que figuran en el catálogo gallego de especies amenazadas. Entre ellas están la Campanula adsurgens, propia de las zonas calizas de las montañas de Lugo, Ourense y León; la Santolina semidentata y la Leontodons crispus bourgeanus.

Fauna. Las áreas declaradas como microrreservas tienen interés para la conservación de poblaciones de mariposas de la especie Aricia morronensis, endémica de la Península Ibérica y considerada como vulnerable. En la sierra de O Courel, las larvas de esta variedad se alimentan casi exclusivamente de Erodium glandulosum o alfiler de roca, un tipo de geranio silvestre que solo vive en la mitad norte de la península.

Hábitats. Las referidas especies se encuentran principalmente en zonas dominadas por las plantas herbáceas. En las áreas de la microrreserva del monte Cido donde el suelo es más profundo también hay algunos encinares. En todos estos espacios destaca la presencia de afloramientos superficiales de roca caliza -especialmente en la zona de Visuña-, lo que condiciona fuertemente la composición química de los terrenos y la vegetación que crece en ellos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Imágenes para ayudar a conservar la riqueza natural de O Courel