Cuenta atrás para una nueva vendimia en la Ribeira Sacra

Los controles de maduración en las viñas comenzarán esta semana


monforte / la voz

El consejo regulador de Ribeira Sacra tiene previsto poner en marcha esta semana los controles de maduración que permitirán fijar la fecha de inicio de la vendimia en el ámbito de la denominación de origen. Antes de esa fecha de referencia solo se autoriza la recogida de la uva, previa solicitud de las bodegas, en viñas de maduración temprana en las que los técnicos corroboran que se han alcanzado los parámetros recomendados. No se descarta que pueda haber algunas peticiones puntuales a finales de agosto, aunque la fecha de apertura con carácter general que se baraja apunta al segundo fin de semana de septiembre.

José Manuel Rodríguez, presidente del consejo regulador, asocia el buen ritmo de maduración de la uva no solo a las elevadas temperaturas que se registran de forma casi ininterrumpida desde la pasada primavera, sino también al ritmo uniforme de la brotación durante esa etapa del ciclo vegetativo. «Non houbo paradas na maduración e as últimos choivas lles viñeron moi ben ás uvas», apunta el portavoz de la denominación de origen, bodeguero a su vez en la subzona de Amandi.

La vendimia, a su juicio, puede ser de muy alta calidad si la meteorología sigue siendo propicia en las próximas semanas, debido al buen estado que presenta ahora la uva. Salvo los brotes de mildiu y black-rot que propiciaron las elevadas temperaturas primaverales, la sequía ha favorecido la escasez de ataques de hongos a lo largo del verano, según coinciden en señalar los viticultores consultados. Por lo demás, el volumen de producción será alto en todas las subzonas de la denominación de origen, con la salvedad de las viñas del Bibei done el pedrisco causó daños en los viñedos a finales del pasado mes de julio.

Si se cumplen las previsiones del consejo regulador, la cosecha rondará los seis millones de kilos de uvas, frente a los 4.773.000 kilos que se recogieron al término de la pasada campaña dentro de la denominación de origen.

La recogida del godello podría iniciarse a finales de agosto en algunos viñedos

Por una vez, ha llovido a gusto de todos en la Ribeira Sacra. Las últimas precipitaciones han sido acogidas con satisfacción por el colectivo de viticultores, preocupado por una sequía que se prolongaba más de la cuenta y que comenzaba a dejar su huella en muchos racimos. Incluso en las riberas donde apenas cayeron unas gotas el agua parece haberle sentado bien a las cepas. «Las uvas ganaron en intensidad de color y tienen muy buen aspecto. No se las ve tan mermadas como cabría esperar de un año extremadamente seco como este», dice Fernando González, de Adega Algueira.

Es uno de los bodegueros que no descarta iniciar la recogida de la uva blanca -de la variedad godello concretamente- a finales de agosto, siempre que no se produzcan cambios drásticos en las condiciones meteorológicas. En las bodegas ya se respira, en todo caso, el ajetreo propio de los prolegómenos de la vendimia, cuyo comienzo dependerá del resultado de los muestreos que lleven a cabo los técnicos del consejo regulador.

Diferencias entre zonas

Esos controles se realizan siempre en las mismas viñas, repartidas por las diferentes subzonas de la denominación de origen. Es un detalle importante en un territorio vitícola de las características de la Ribeira Sacra, donde las diferencias de maduración suelen variar de forma significativa según las zonas.

Votación
0 votos

Cuenta atrás para una nueva vendimia en la Ribeira Sacra