monforte / la voz

En la parroquia monfortina de San Xoán de Tor se encuentra una de las muestras más notables de la arquitectura palaciega rural del sur lucense. El pazo de Tor, convertido desde hace tiempo en un museo, no es sin embargo el único elemento de interés de esta zona, en la que hay otros lugares que merecen al menos una breve visita.

Para recorrer el entorno del pazo nos situaremos en la aldea de Carrouba, a escasa distancia de Pol y en el límite con la parroquia de Baamorto. En el lugar se conservan los restos de un viejo molino situado en la orilla izquierda del río Cinsa. La presa que lo alimentaba se encuentra unos cincuenta metros río arriba.

Continuamos el recorrido por el asfalto en dirección a Tor hasta el kilómetro 1,2, donde tenemos un desvío a la derecha para el pazo, que se halla a una distancia de 1,3 kilómetros de este punto. Los orígenes de este pazo se remontan al siglo XV. En aquellos tiempos era una casa fuerte o torre y pertenecía a la familia de los Garza. Más tarde fue derribada en la insurrección irmandiña y años después fue reconstruida de nuevo. Durante la guerra napoleónica, en 1809, la casa nobiliaria fue de asaltada y destruida parcialmente por un incendio. Más tarde fue reconstruida con su actual fisonomía de pazo, que mantuvo hasta hoy.

Estructura del edificio

El pazo consta de dos alturas y su planta está trazada forma de u. La puerta principal da acceso a un gran patio central con una solaina y una escalinata construidas en granito bien labrado. Sobre la fachada hay un escudo de armas en el que están representadas las familias de los Sarmiento, Quiroga, Valladares y Garza de Castillón. El primer propietario del que se tienen noticias fue Pedro de Garza de Castillón. Su última dueña fue María de la Paz Taboada de Andrés y Zúniga, quien a su muerte donó el pazo con todos sus bienes, mobiliario y fincas a la Diputación, que lo ha integrado en su red museística. El pazo está abierto al público y ofrece visitas guiadas para grupos previa concertación telefónica. En total son diecisiete las dependencias y salas visitables. El interior está considerado como uno de los mejor conservados de los pazos gallegos y mantiene en buen estado todo su mobiliario original. Debido a ello, ha sido utilizado como escenario para el rodaje de varias películas.

Después de visitar el pazo, para continuar el recorrido por la parroquia hay que regresar al cruce anterior y torcer a la derecha, para a continuación seguir avanzando por la carretera unos doscientos metros. Luego debemos torcemos a la derecha en dirección a los núcleos de Tor y A Eirexe.

En el lugar de Tor, a unos cuatrocientos metros del desvío, hay un antiguo peto de ánimas que se encuentra a la izquierda del camino que lleva a la iglesia parroquial, levantado sobre un muro de piedra. Está formado por un cuerpo de granito con sección rectangular y una hornacina o hueco vacío, sin imágenes, y rematado por una cruz de fábrica sencilla.

Para finalizar este breve recorrido por las tieras hay que encaminarse hasta la iglesia parroquial de San Xoán, situada a unos doscientos metros de este lugar. Es una construcción del siglo XVIII que no ofrece interés arquitectónico. El templo tiene planta de cruz latina y sobre su fachada principal se levanta una espadaña de gran tamaño y de dos cuerpos, con dos huecos o vanos en forma de arco de medio punto.

Cómo llegar

Para llegar a la aldea de Carrouba hay que salir de Monforte por la carretera LU-617 que lleva a Escairón. En el kilómetro 2,5, a la altura de Seoane, hay que desviarse a la derecha para Pol, que se halla a 4,5 kilómetros. En el centro de Pol debemos tomar una carretera a la izquierda que lleva a Carrouba, situada a un kilómetro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Un recorrido por los alrededores del pazo de Tor