Los alcaldes intentan retener en Os Peares la gestión del consorcio

Carlos Cortés
carlos cortés DATA / LA VOZ

LEMOS

Santi M. Amil

Les quedan dos meses para decidir en qué administración lo integran

15 oct 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando termine este año, el consorcio de Os Peares ya no será una entidad local independiente. Tendrá que haberse integrado en otra institución pública. Lo manda la ley de racionalización de la administración local que aprobó el Gobierno central el año pasado y que prohíbe que las entidades supramunicipales, como los consorcios, pasen a depender directamente de un ayuntamiento, una diputación o un gobierno autónomo. En abril, cuando el alcalde de Carballedo le dio el relevo al de Pantón en la presidencia del consorcio, todos parecían inclinarse por buscar un acuerdo con las diputaciones. Ahora, el objetivo parece ser otro.

El consorcio celebró ayer un pleno en el que los representantes de los cuatro ayuntamientos que comparten el gobierno de Os Peares abordaron de nuevo este asunto. La única decisión oficial adoptada es que el actual presidente se entreviste con los máximos responsables de las diputaciones de Lugo y de Ourense.

Igual que en abril, todas las opciones están abiertas. El consorcio podría buscar cobijo dentro de la estructura dela Xunta, de alguna de las dos diputaciones o de alguno de los cuatro ayuntamientos. Pero hay dos diferencias. La primera es que ahora el tiempo ya apremia y la segunda que los alcaldes parecen más inclinados que hace cinco meses a buscar la manera de que el centro de decisión siga estando lo más cerca posible de Os Peares. Solo sería así si alguno de los ayuntamientos acepta integrar el consorcio dentro de su organigrama.