A los empresarios les parece poco el dinero presupuestado para la A-56

lugo / la voz

LEMOS

La patronal lucense dice que la propuesta supone «un jarro de agua fría»

09 oct 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

La patronal lucense calificó ayer de «jarro de agua fría» los Prepuestos Generalesw del Estados para el 2015, al entender que dejan a la provincia «de nuevo al margen de inversiones claves para su desarrollo». El consejo de administración de la Confederación de Empresarios de Lugo (CEL), que se reunió recientemente, considera de las cuentas presentadas por el Gobierno central son «decepcionantes» porque «nuevamente se olvidan de infraestructuras clave para la vertebración del territorio» y que, a su juicio, «son imprescindibles para que Lugo supere definitivamente su tradicional aislamiento».

En detalle, la patronal señala que «únicamente se ha mimado la autovía Lugo-Santiago», que recibirá 83 millones, de los que 52 afectarán a tramos lucenses. Al margen de esa partida, el empresariado lucense estima que las cantidades presupuestadas «son escasas, cuando no nulas» para infraestructuras «del peso de la autovía Lugo-Ourense (A-56), considerada en su momento prioritaria por partidos políticos de todos los colores», y cuya fin estaba previsto para el 2010.

En el año 2015 recibirá solo cinco millones para un tramo, el que había quedado a medio construir en el 2010 entre Carballedo y los municipios ourensanos de cea y Vilamarín. La vía de alta capacidad (VAC) San Cibrao-Barreiros, con una asignación de 500.000 euros; y la VAC Monforte-Chantada, que recibe una partida de solo 5.000, tampoco salen beneficiadas, al igual que el ferrocarril.