Un día de respiro en Bóveda entre Roma y la catedral de Santiago

Peregrinos con discapacidades hacen un alto en la residencia de Bóveda tras completar la etapa entre O Cebreiro y Sarria

Gerardo Fernández y Javier Pitillas el año pasado en la plaza del Obradoiro
Gerardo Fernández y Javier Pitillas el año pasado en la plaza del Obradoiro
la voz

Un grupo de peregrinos con distintas discapacidades físicas, dirigidos por el premio Castelao Javier Pitillas hará hoy en Bóveda un alto en su recorrido hacia Santiago. En la residencia de discapacitados de la empresa AIP les ofrecerán cena y alojamiento y podrán reponer fuerzas en el centro para la siguiente etapa, además de recibir asistencia de enfermería o fisioterapia los que la necesiten.

El grupo participa en la edición 2014 de la peregrinación DisCamiño, una iniciativa que nació en el 2009. Aquel año, Javier Pitillas acompañó como guía por la ruta jacobea a Gerardo Fernández, un joven sordo ciego de Vigo que siempre había querido hacer el Camino. Tras aquella experiencia, ambos se pusieron de acuerdo para repetirla todos los años con otras personas con discapacidades físicas.

Esta edición de DisCamiño es la más ambiciosa de las cinco celebradas hasta ahora, porque cuando termine el grupo habrá recorrido nada menos que 2.400 kilómetros, los que separan Roma de Santiago.

Javier Pitillas es Policía Local en Vigo desde hace más de quince años. La Xunta le concedió este año la medalla Castelao por su trabajo desinteresado con diferentes asociaciones de apoyo a personas con discapacidades. Es también entrenador de distintos atletas ciegos. Su peregrinaje por la ruta francesa con Gerardo Fernández está plasmado en el documental El camino de los sentidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un día de respiro en Bóveda entre Roma y la catedral de Santiago