«La mejor situación posible es que el premio esté muy repartido»

Dumitru está interesada en estudiar los efectos del Gordo de la lotería


monforte / monforte

La psicóloga social Adina Dumitru forma parte del grupo de investigación Persona-Ambiente de la Universidade de A Coruña y colabora habitualmente en V Televisión y Radio Voz. A su juicio, la repercusión psicosocial del premio de la lotería del Niño de Monforte puede constituir un interesante objeto de estudio científico.

-¿Existen estudios sobre el impacto psicológico de los grandes premios de lotería como el de Monforte?

-Hay algunos estudios específicos sobre los efectos de estos premios, pero no sobre una comunidad de estas dimensiones. Sí se han estudiado las repercusiones económicas y psicológicas que tienen estas situaciones sobre personas concretas y su círculo más inmediato, como la familia y los allegados. Estos estudios dan unos resultados bastante interesantes.

-¿Una situación de este tipo puede generar conflictos?

-Cuando se recibe un premio de esta clase siempre hay una euforia inicial, pero los estudios psicológicos indican que a la larga la sensación de felicidad no es mayor que la media y que una situación como esta también puede tener efectos negativos. Depende de cómo se maneje. A veces perturba las relaciones personales, de amistad o de pareja, porque quien gana de golpe mucho dinero puede cambiar de mentalidad y tener problemas con su entorno. Por ejemplo, puede parecerle que sus allegados se relacionan con él solo por el dinero y adoptar una actitud conflictiva. Los estudios psicológicos señalan que una situación de desahogo económico genera una sensación de felicidad y bienestar, pero dentro de unos límites. En nuestro entorno se considera que unos ingresos de unos 60.000 euros anuales son el nivel ideal para producir esa sensación. Por encima de esa cantidad, el efecto puede ser el contrario.

-¿Una lluvia de millones en una comunidad de un tamaño limitado puede tener un efecto más positivo que negativo, o al contrario?

-La respuesta es gallega, es decir, depende. Por una parte, una situación como esta puede reforzar una manera de pensar enfocada a los golpes de suerte. Puede crear la sensación de que las posibilidades de ganar un premio millonario son mucho más grandes de lo que son en realidad, porque lo cierto es que objetivamente una posibilidad de este tipo es siempre muy pequeña. En tal caso, el esfuerzo y la disciplina que se requieren para montar un proyecto o un negocio pasan a un segundo plano y se da importancia a la suerte por encima de todo. Es lo que a veces llamamos pensamiento mágico. Además, si uno juega de forma acumulativa y muy seguida, aunque sean pequeñas cantidades, acaba gastando mucho dinero sin obtener ningún beneficio. Los economistas nos dicen que esta manera de actuar no es racional ni viable.

-¿Y cuál puede ser ser el efecto positivo?

-Lo mejor que puede pasar es que quienes ganaron ese dinero lo empleen de una forma razonable y sensata. Si se gasta solo en productos de consumo, a largo plazo no habrá un efecto positivo en el plano económico ni en el psicológico. Es importante que ese dinero se gestione de forma racional y se dedique a iniciativas productivas y que tengan un futuro.

-¿Qué es lo que puede ocurrir cuando el premio está muy repartido, como ha sucedido en este caso?

-Esa es la mejor situación que se puede dar, porque al estar el dinero muy distribuido no crea tantos problemas de sentimiento de falta de justicia. Nuestra sociedad promueve valores de mérito y esfuerzo y que alguien se haga rico solo por jugar a la lotería puede causar una sensación de injusticia. Si el premio está muy repartido es más fácil adaptarse a la nueva situación.

adina dumitru psicóloga social

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«La mejor situación posible es que el premio esté muy repartido»