La escisión deja al BNG con solo cinco afiliados en Chantada

En Sober, una asamblea abierta sustituye a la agrupación local


monforte / la voz

Chantada es el municipio del sur de Lugo en el que el BNG va a sufrir más la marcha de los seguidores de Xosé Manuel Beiras. Unos días después de que los tres concejales nacionalistas anunciasen que seguirán en la corporación, pero desvinculados del Bloque, ayer anunciaban que también han entregado sus carnés la mayoría de los afiliados del municipio.

Mediante un comunicado, el portavoz municipal, Alfonso Piñeiro, explicó ayer que el viernes se dieron de baja en el Bloque de forma colectiva un total de 35 afiliados chantadinos, incluidos los tres concejales. Según Piñeiro, ahora al BNG solo le quedan en Chantada cinco afiliados. Los que se van lo hacen siguiendo a los integrantes del grupo municipal «e en disconformidade coa liña política da organización». Entre las bajas hay afiliados con décadas de militancia nacionalista e incluso un integrante de la comisión fundadora del Bloque.

Cómo seguirán

El comunicado no aclara bajo qué siglas seguirán trabajando los concejales y se articularán estos exafiliados del BNG. Sobre este particular se sabrá más en los próximos días, porque tienen previsto decidir entre todos «o xeito de artellar a súa relación e apoio ao grupo municipal nacionalista e ao programa electoral co que se presentaron ás elecións municipais de xuño de 2011 e que constitúen o seu contrato coa cidadanía de Chantada».

En la asamblea que decidió mayoritariamente pedirle a los tres concejales que no dimitiesen aunque se fuesen del BNG participaron afiliados de esta formación y también integrantes independientes de la candidatura de las últimas elecciones municipales e incluso simpatizantes sin carné.

Dos alcaldes y 21 concejales

En el sur de la provincia de Lugo, la marcha del Encontro Irmandiño ya ha dejado al BNG sin representación municipal en Chantada. Esta formación política consiguió en esta zona en las últimas elecciones municipales dos alcaldías y veintiún concejales en diez de los trece municipios de esta zona, que incluye las comarcas de Monforte, Chantada y Quiroga y el ayuntamiento de O Incio. De estos veintiún ediles, hay al menos siete que simpatizan con el Encontro Irmandiño. Están los tres de Chantada, pero también los dos de Sober, uno de los dos de Quiroga y la de Carballedo.

En Sober, los afiliados han optado por una solución intermedia, entre la ruptura total con la organización y la desautorización de los concejales que se quieran marchar. Se han constituido en una autodenominada Asemblea Nacionalista de Sober en la que tendrán cabida tanto los afiliados que se queden como los que decidan irse o cualquiera que se considere de izquierdas y nacionalista y quiera colaborar.

Y eso incluye a los dos concejales. La portavoz municipal, Paula Vázquez Verao, se dio de baja el día 1, pero continuará compartiendo grupo con Alfonso Campos, que también está próximo al Encontro Irmandiño pero por ahora sigue afiliado al BNG. El coordinador de la asamblea será Óscar Alonso Díaz. Los portavoces de la asamblea dicen que su prioridad sigue siendo «os problemas das maiorías sociais de Sober» y anuncian que seguirán trabajando en la misma línea y que enseguida presentarán una moción contra la reforma laboral y otra de denuncia de los recortes en el centro de salud de Sober.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La escisión deja al BNG con solo cinco afiliados en Chantada