Alcaldes de Lugo y Ourense tratan de reactivar la A-56

Carlos Cortés
carlos cortés CHANTADA / LA VOZ

LEMOS

Chantada convocará a una reunión a todos los demás municipios por los que pasaría la autovía paralizada

08 feb 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

El Ayuntamiento de Chantada quiere propiciar una movilización conjunta de los municipios por los que pasaría la autovía Lugo-Ourense para forzar a Fomento a resucitar el proyecto. El recorte de gasto público que aplicó por sorpresa el Gobierno central en el verano del 2010 afectó de lleno a la A-56, la única infraestructura viaria de Galicia en la que el ministerio rescindió contratos ya firmados.

Desde hace unas semanas hay movimientos entre los alcaldes para buscar la mejor manera de presionar a Madrid para que las obras vuelvan a empezar y se adjudiquen los tramos pendientes de contratar. Un alcalde del tramo ourensano le había sugerido al chantadino Manuel Varela que propusiese a su corporación local la aprobación de una declaración al respecto. Sin embargo, en el pleno del lunes por la noche y después de hablarlo con el resto de los concejales independientes, el regidor chantadino optó por pedir al pleno que lo facultase para iniciar contactos con los demás ayuntamientos.

«A idea -explicaba ayer- é organizar unha reunión con todos os alcaldes, os do tramo de Ourense e os de Lugo». De esa reunión debería salir un frente común para tratar de resucitar un proyecto que en teoría sigue vivo, pero en la práctica lleva un año y medio paralizado.