Un parlamentario lucense en las aulas


El antiguo alcalde de Lugo, Joaquín García Díez , visitó ayer el instituto monfortino A Pinguela para dar una conferencia a los alumnos de este centro. Pero no para hablar de su especialidad académica, la biología, sino de su actividad como diputado en el Congreso por la provincia. El conferenciante explicó en qué consiste su actividad como tal y ante las preguntas de los oyentes, reconoció que los parlamentarios perciben unos sueldos más que decentes -habló de unos 3.000 euros-, pero puntualizó que la labor que desempeñan es muy exigente. La charla no se centró exclusivamente en cuestiones políticas y dejó algún lugar para las anécdotas. Como la de la elección del muy lucense nombre de Froilán para el hijo mayor de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar , que -según indicó- fue sugerido por él mismo a la familia real en una llamada telefónica.

Como no todo el mundo puede gozar del sueldo de un diputado y los tiempos están achuchados, hay que aguzar el ingenio más que nunca para sacar partido de nuestros recursos tradicionales. Ese es el objetivo de las Xornadas de Outono que organiza en Chnatada el sindicato Xóvenes Agricultores y la recién creada asociación local de Mulleres Rurais Amfar , que comprenden varios cursos y charlas informativas de contenidos variados: cocina, restauración de muebles, micología, cría de cerdo celta, etiquetaje de productos alimentarios... Uno de estas ofertas consiste en un curso de horticultura de cien horas de duración que se imparte en el local del sindicato y que comprende clases teóricas y prácticas en invernaderos de la zona.

Mientras unos amplían sus conocimientos con la idea de buscar nuevos recursos económicos, otros se prepararan para cuidar mejor de las personas de edad avanzada, algo que hay que seguir haciendo con crisis o sin ella. El aula de la Uned de Monforte impartió entre el jueves y el viernes un cursillo de técnicas de intervención psicosocial para la tercera edad, abierto a todas las personas que trabajan en este terreno por motivos profesionales o por circunstancias familiares.

La actual situación económica está propiciando la apertura de nuevos tipo de negocio hasta ahora poco vistos en el sur lucense. Es el caso de la empresa Estrella Oro, que esta semana abrió un local en Monforte y que, como sugiere su nombre, se dedica a comprar oro. Regentada por Rafael Barrul y su padre Pablo , la firma se dedica a adquirir todo tipo de objetos fabricados con este metal -relojes, medallas, pulseras, anillos...-, tanto nuevos como viejos y sin que importe el estado en que se encuentren. Su destino es la fundición y la reutilización en forma de nuevas joyas o de piezas industriales. Los responsables de la empresa, que ya cuenta con otros locales en Viveiro y Ribadeo, admiten que esta actividad es muy propia de los tiempos de crisis, pero señalan que ofrece la oportunidad de obtener algunas ganancias a quienes poseen joyas y otros objetos que ya no pueden utilizarse por estar rotos, envejecidos o desemparejados. El pago se efectúa de inmediato, una vez hecha la tasación para determinar la calidad del oro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un parlamentario lucense en las aulas