Lugopatrimonio recaba el respaldo de algunas consellerías para proteger los bienes etnográficos


Directivos de la asociación Lugopatrimonio mantuvieron esta semana una reunión con los delegados provinciales de Medio Rural, Emilio López Pérez, y de Industria, Ramón Cortés, en busca de apoyos para conseguir la creación de la figura legal del Ben Rural de Interese Cultural e Etnográfico. Por la asociación, asistieron entre otros, su presidente Lois Diéguez, y el vicepresidente, Adolfo de Abel Vilela. El delegado de Cultura, Xoán Xosé Molina, no pudo intervenir por encontrarse indispuesto.

El delegado de Medio Rural, Emilio López, señaló, tras el encuentro, que los representantes de la asociación solicitaron el apoyo de los citados departamentos autonómicos para conseguir la creación de la indicada categoría de bien cultural, con el fin de proteger hórreos, molinos o fuentes. Emilio López considera imprescindible introducir esa figura legal.

La asociación pidió también apoyo para las iniciativas que tiene en marcha para la protección del patrimonio inmaterial de la provincia, como las fiestas tradicionales del Oso del carnaval de Salcedo (Pobra do Brollón), las fachas de Castelo (Taboada), las danzas de A Cervela (O Incio) y el Entroido Ribeirao (Chantada).

Medio Rural colaborará en la protección y promoción tanto del patrimonio material como inmaterial de la provincia, según Emilio López. Por un lado, mediante los programas de desarrollo rural facilitará ayudas y limpiará accesos a puntos de interés, desbroce de zonas de monte, etcétera. Por otro lado, colaborará a través de centro como Expolemos en la difusión y promoción del patrimonio inmaterial. López Pérez se mostró incluso dispuesto a intervenir en la rehabilitación en núcleos o patrimonio rural.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Lugopatrimonio recaba el respaldo de algunas consellerías para proteger los bienes etnográficos