Un lugar rodeado de leyendas populares y poco estudiado hasta ahora por los arqueólogos


Afirma la tradición popular que los muros del castro de Marce tenían en tiempos tal anchura que encima de ellos podía girar un carro del país. Dicen también que en O Pedregal existió antiguamente un pueblo, cuyos moradores subían a la ermita de San Martiño a oír misa.

Otras leyendas populares rodean este paraje, la más conocida de las cuales es la que habla de la existencia de unos seres mitológicos llamados xacios, mitad humanos y mitad peces, que vivían en las aguas de este tramo del Miño. Esta leyenda, oída a los vecinos de la zona, fue recogida por Ramón Castro y después comentada por diversos especialistas en etnografía gallega, algunos de los cuales han subrayado la semejanza de los xacios con personajes de la mitología germánica. Otra tradición local hablaba de la existencia de un pasadizo subterráneo por debajo del cauce del Miño, que supuestamente unía el monasterio de Chouzán con la ermita de San Martiño, en el castro de Marce.

Restos arqueológicos

Este asentamiento aún no ha sido investigado a fondo. Además de los pequeños tramos de muros defensivos y de una gran cantidad de piedras diseminadas por todo el recinto, en el castro se han hallado restos de tejas y molinos de mano. En la parte orientada al suroeste y a un nivel más bajo, se aprecian los restos muy deteriorados de tres construcciones de forma circular y la entrada a una especie de mina o gruta, cuya finalidad se desconoce. Esta mina fue localizada por un vecino hace unos cuatro años. La entrada está formada dos muros laterales construidos con piedras, sobre los que se apoyan unas lajas a modo de cubierta. El referido vecino sólo pudo avanzar unos pocos metros en el interior de esta cavidad, ya que estaba obstruida accidentalmente por lo que parecían ser restos de un desprendimiento. Actualmente, la entrada también está obstruida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un lugar rodeado de leyendas populares y poco estudiado hasta ahora por los arqueólogos