Retinol, el cosmético estrella del antienvejecimiento: ¿Cómo lo va a regular la Comisión Europea?

ALICIA BLANCO / U.R

VIDA SALUDABLE

El retinol se puede encontrar en sérums y cremas
El retinol se puede encontrar en sérums y cremas iStock

Es el ingrediente estrella para restaurar la piel y conseguir así un aspecto más saludable, sobre todo, después de la época de sol. Pero a esta estrella la van a controlar más, ¿qué propone la Comisión Europea?

24 oct 2023 . Actualizado a las 18:02 h.

¿Cuál es el activo más potente para tratar las arrugas? La respuesta es sencilla, el retinol, seguro que lo conoces. Pero aparte de saber su nombre y para qué se usa, también es bueno conocer la concentración que se debe emplear o cómo va a cambiar su comercialización próximamente. 

«Es un derivado de la vitamina A, que está catalogada o clasificada como cosmético. Principalmente, se utiliza por sus propiedades para el tratamiento tópico del fotoenvejecimiento, ya que mejora pequeñas arrugas, segmentaciones o lesiones de acné», asegura Sara Gómez Armayones, dermatóloga en el Hospital Clínic de Barcelona. Además, se puede asociar a otro tipo de tratamientos médicos, como los láseres.

 Vitamina A

La cantidad de vitamina A necesaria se alcanza con una dieta equilibrada. En los alimentos se presenta de dos formas: como retinol (que sería la vitamina A ya preformada) en los de origen animal como el hígado, lácteos, patés, angulas y anguilas, pescado azul o huevos; o como carotenos, que pueden ser convertidos en retinol en el organismo y que se encuentran en los vegetales como zanahorias, pimientos, grelos, espinacas, albaricoques, tomates, melón o fresas.

 ¿Cómo se debe aplicar?

Para comenzar a usar retinol hay que realizar un proceso de retinización, según la experta: «Se debe habituar poco a poco, hay que empezar con concentraciones bajas o alternando varios días hasta que nos vamos acostumbrando». Lo recomendable es comenzar dos veces a la semana, haciendo una buena hidratación y, poco a poco, aumentar los días de aplicación. «Este aumento se hará de manera progresiva y siempre en función de la tolerancia que tenga el paciente», aclara la especialista. Hay gente que se puede habituar muy rápido y hay otra que se irrita con relativa facilidad. «Por esta razón es importante que se acuda a un profesional para valorar cuál sería la mejor pauta», explica Gómez. Aunque reconoce: «Es verdad que el dermatólogo no es muy accesible, porque hay listas de espera y somos pocos». 

Uso descontrolado

«Se ha comenzado a utilizar sin mesura, lo están prescribiendo gurús de la piel o médicos que no son dermatólogos y que tampoco tienen unos conocimientos apropiados», alerta la doctora. Entonces, se tienen muchas reacciones irritativas, se emplean concentraciones que no son adecuadas y que tampoco tienen un beneficio. «No todos los cosméticos están bien formulados. Hay algunos que tienen un efecto superior a otros, a pesar de tener la misma concentración», explica la dermatóloga. Lo que se suele encontrar en un supermercado es en dosis muy suaves, «la industria cosmética no se va a arriesgar a comercializar productos que sean muy irritantes. Sobre todo, cuando se van a utilizar sin ningún tipo de asesoramiento», relata la Gómez. 

Los tipos de pieles

«Realmente el retinol es una molécula que bien prescrita sirve para todos los tipos de pieles», asegura la doctora. La experta proporciona una lista enumerando en las que se podría utilizar: «A una piel seca le puede ayudar a estabilizar la barrera cutánea. También se emplea cuando se tiene acné, fotoenvejecimiento o para facilitar la disminución de las manchas».

Consejos para su utilización 

«No recomendaría utilizar retinol, AHA's y BHA con la vitamina C, pues se produciría una sobreexfoliación en la piel, irritación y rojez. Lo ideal sería utilizar la vitamina C por la mañana, y los otros activos mencionados por la noche. Tampoco recomendaría utilizar los AHA's y BHA's con retinoides en la misma noche, salvo que estén formulados en el mismo producto, pues corremos el riesgo de sufrir descamación, rojez, irritación, picor… Lo ideal es que los usemos en noches alternas», recomienda Clara Fernández (@holisticmango), farmacéutica y nutricionista. 

Por la noche se optaría por «activos reparadores o más potentes como el retinol, por ejemplo», indica Berta García (@befarmacos), la también farmacéutica, nutricionista y especialista en dermocosmética. Además, García aconseja: «No empezaría a usarlo en verano, sino en septiembre u octubre».

Lo que va a cambiar...

La Comisión Europea ha creado un borrador para controlar la venta libre de cosméticos con retinol a concentraciones superiores al 0,3 %. «La verdad es que son concentraciones que, si no están bien formuladas, irritan con facilidad», alerta la dermatóloga. En estos casos lo que puede suceder es que los pacientes lo confundan con una alergia cutánea, pero realmente no lo es, lo que sucede es que es el propio retinol el que provoca esta irritación. La especialista asegura que lo único que se quiere es «limitar un poco la comercialización libre de estos productos, porque al final las redes sociales, por ejemplo, han popularizado muchísimo este principio activo». 

¿Hay algún otro motivo para que se quiera regular?

«No, la Comisión Europea no ha dado un motivo claro. Lo que han dicho es que es un producto seguro, es decir, limitan su concentración y lo que dan a entender es que es por su potencial irritante», explica Gómez. Lo que sí se sabe es que se han hecho muchos estudios de estabilidad y absorción. Según aclara la experta: «Lo que consideran es que las concentraciones al 0,5 % y al 1% son demasiado altas. Tienen en cuenta que nosotros ya absorbemos la vitamina A por la dieta y que muchas personas, además, se complementan, con lo cual, tienen los niveles muy altos». Pero en ningún caso se ha demostrado que esto sea perjudicial.

Alimentos que tienen Vitamina A

La vitamina A se encuentra en forma natural en muchos alimentos y se agrega en otros, como la leche y el cereal. Para consumir las cantidades recomendadas se deberá tener una dieta equilibrada.

  • Algunos tipos de pescado, como arenques y salmón
  • Hígado de vacuno y otras vísceras (que también son abundantes en colesterol, por eso, limite la cantidad que come)
  • Hortalizas de hojas verdes y otras verduras de color verde, anaranjado y amarillo, como espinacas, batatas, zanahorias, brócoli, y calabaza de invierno
  • Frutas, como melón, mangos y albaricoques
  • Productos lácteos, como leche y queso
  • Cereales para el desayuno fortificados
  • Huevos

Fuente: National Institutes of Health

 ¿Cómo será su nueva comercialización?

«Se puede adquirir hasta el 0,3 % en comercios como cosmético. Entonces, lo que no sabemos es si las concentraciones superiores las va a poder prescribir solo un dermatólogo», aclara la experta. Lo que sí se sabe es que la Comisión Europea da un plazo para acabar con los stocks y otro para retirar estos productos. Mientras tanto, «probablemente, ya se vayan desarrollando otras alternativas», considera Gómez. 

Una llamada de atención

«Creo que indirectamente es una llamada de atención que necesitábamos. Parece que se nos está yendo un poco de las manos, todo el mundo está haciendo recomendaciones. Muchísimas personas lo hacen sin formación médica y, mucho menos, dermatológica», asegura la profesional. «No estamos preocupados porque pensamos que hay más alternativas y que tenemos otras herramientas para conseguir buenos resultados en la piel de nuestros pacientes. Pero sí que es verdad que estamos expectantes por saber qué es lo que va a pasar», concluye Gómez.